Berrinches y juicio moral

Hace unos días se acentuó una de mis preocupaciones, considero que se avecinan tiempos difíciles, pues hoy, la conducta de niños y jóvenes se juzga sin considerar que esta es el resultado de la dinámica de una vida interna, la cual no obedece a las reglas del razonamiento. Pocos son los padres que prestan oídos a las paradojas que sus hijos en muchas ocasiones les presentan.

La preocupación

En el 2019, el Secretario General de la ONU, Harry P. Ennis, puntualizó que era conveniente unificar las generaciones millennials y centeniannials bajo el título que representa una cualidad de su estabilidad emocional, Generación Cristal. No se hicieron esperar los reclamos vía redes sociales por parte de las generaciones aludidas; reproche parecido al que los jóvenes hacen a sus padres, pues sólo se sienten juzgados.

Esta semana me hicieron llegar un video con el encabezado Niña hace berrinche en un avión. En él se observa la desesperación y la algidez del estado anímico de una joven de 12 años, resultado de que la madre le quitó el celular. Quien realizó el video, concluye que es la dependencia a las tecnologías un daño silencioso. Supongo que la intención del mismo es concientizar a los padres al respecto, pero este tipo de videos son el verdadero daño silencioso.

Tecnologías vs moral

En dicho video podemos plantear demasiadas interrogantes y las respuestas a ellas solo las tendríamos obteniendo la información de las dos involucradas. De no ser así, tendríamos que imponer supuestos extraídos de otros casos. Para quien observe el video, será inevitable emitir un juicio tanto para la madre como para la hija, el cual estará determinado por varios factores.

Es de suponer que situaciones como la del video son más comunes de lo que se puede pensar; pretender alejar a los hijos de las tecnologías es hasta cierto punto absurdo, pues cada día somos más tecnológicos; muestra de ello nos permite ver la manera en que muchos resolvimos nuestras actividades en esta pandemia.

Reflexión

La experiencia en la escucha de jóvenes y padres me autoriza suponer que el berrinche de la niña por quitarle el celular, es una más de tantas expresiones del conflicto que se ha anudado entre la madre y la hija. Si consideramos lo que en el campo psicoanalítico llamamos vida interna (psíquica), no nos sorprendería encontrar la explicación a dicho conflicto en los vestigios en la memoria de la madre. Por regla general, padres y madres no prestamos atención a la fuerza que toman con el paso del tiempo pensamientos y afectos que el hijo o hija despertó incluso antes de nacer, los cuales alcanzan expresión en las formas de educar y relacionarse con ellos.