Abandonada, la inversión de planta recicladora en Juchitán

JUCHITÁN, Oaxaca.- La planta de tratamiento de residuos sólidos instalada en el basurero municipal sigue sin operar.

La maquinaria costó 37 millones de pesos, pero sigue deteriorándose y abandonada, con el riesgo de que no pueda rescatarse.

Adquirida al final de la administración de Saúl Vicente Vásquez, durante el bienio municipal que le siguió, no se pudo concesionar a alguna empresa para que la operara, aunque se discutieron algunas propuestas en el Cabildo. Luego, el terremoto de 2017 la dejó en el olvido.

El actual Ayuntamiento, centrado más en la rehabilitación del drenaje colapsado, ha aplazado su rehabilitación y la gestión de recursos ante el Gobierno Federal para su rescate.

Según documentos que salieron a la luz al final del trienio de Saúl Vicente Vásquez, obtenidos a través del Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI), la planta de tratamiento y valorización integral de residuos sólidos urbanos del municipio de Juchitán, costó 37 millones 041 mil 515.77 pesos.

El lugar en donde se encuentra la planta de tratamiento abarca 9,800 metros cuadrados y el proyecto original contemplaba las áreas de: estacionamiento, caseta de vigilancia, edificio de servicios, oficina con wc, sala de espera, almacén de oficina, archivo, comedor, almacén de residuos peligroso, estructura metálica para nave e instalaciones hidrosanitarias y eléctricos.

Actualmente sólo se encuentra la maquinaria inmovilizada y oxidándose.

La obra fue aprobada en una sesión de cabildo realizada el 30 de diciembre del 2015 y fue concesionada a la empresa constructora ICAMAR S. A de C. V., y los recursos fueron obtenidos de FONREGION 2015 a cargo de la Secretaría de Finanzas de Oaxaca.

La entonces presidenta municipal de Juchitán, Gloria Sánchez López, declaró que iba a investigar el mal uso de los 37 millones y que no iba a encubrir a nadie; hasta que dejó la administración no volvió a tocar el tema ni investigó a Saúl Vicente Vásquez.

Actualmente proliferan los basureros clandestinos y los desechos sólidos de la ciudad se depositan en el basurero municipal que es tiradero a cielo abierto, en donde se deposita la basura sin ningún tratamiento.