En Juchitán, exigen a edil respeto a derechos de damnificados

JUCHITÁN, Oaxaca.- Ante el anuncio del Ayuntamiento que se reanudará la verificación de viviendas afectadas por los sismos por parte de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en las agencias municipales, una agrupación se inconformó.

La organización civil Frente por la Dignidad y Respeto a la Vivienda, manifestó que es violatorio a sus derechos, realizar nuevamente una verificación sin tomar en cuenta a damnificados que están pendientes del apoyo federal y que están en sus listas.

Unos 5 mil pesos cuestan constancias de propiedad

Su dirigente, Jorge López Luis, dijo que es una anomalía y un abuso por parte de la autoridad municipal exigir “que deben acreditar fehacientemente la propiedad los beneficiarios con documentos del bien a ser censado”.

López Luis indicó que la acreditación de una propiedad, como dice el edil, supondría un claro abuso de autoridad, toda vez que la experiencia de los paisanos, revelaría un cobro excesivo por más de 5 mil pesos para el otorgamiento de este tipo de constancias.

El grupo vinculado al Partido Revolucionario Institucional (PRI) consideró alarmante que las instancias federales que realizarán la verificación, hayan excluido a una instancia estatal, como es la Comisión Estatal de Vivienda (CEVI). “Es un mensaje que el alcalde Montero Pérez, actúa de manera unilateral y el trasfondo lleva tintes clientelares y electoreros”, sostuvo su dirigente.

Por lo cual, expuso: “manifestamos nuestro rechazo enérgico a las acciones que el presidente municipal Emilio Montero Pérez asumió en perjuicio de los propios paisanos juchitecos”.

Le exigen al mismo tiempo “reconsidere su postura y sea garante con la investidura que los juchitecos le otorgaron para que defienda los derechos constitucionales de patrimonio digno que merecemos”.

Hasta de 120 mil pesos, los montos a otorgar

Los futuros beneficiarios para la reconstrucción de sus viviendas, que se centrará en las agencias municipales, se sujetarán a las reglas de operación del Plan Nacional de Reconstrucción para 2020, así como a la inspección técnica y física que dé cuenta del tipo de daño, cumplir con los criterios de elegibilidad, presentar los documentos correspondientes y obtener la aprobación del subsidio.

Los montos considerados son: daños menores, 5 mil 500 pesos; daños parciales, 30 mil; y daños totales, 120 mil.

El proceso de acreditación y aprobación de beneficiarios tomará 5 semanas. En las primeras dos se realizará el levantamiento de los casos susceptibles de recibir el apoyo.

Para ser beneficiario no es necesario haber sido registrado en algún padrón de personas afectadas, aplicado por alguna autoridad federal, estatal o municipal.