Migrantes duermen en la calle

Sergio García Sergio García

Los migrantes se reúnen en grupos entre 5 y 10 extranjeros para dormir en la vía pública.

Sergio García Sergio García

Los migrantes se reúnen en grupos entre 5 y 10 extranjeros para dormir en la vía pública.

Tapachula.- Decenas de migrantes centroamericanos viven en la mendicidad, bajo puentes, de árboles y a las afueras de edificios públicos en medio de esta pandemia el COVID-19, debido a que muchos no pueden continuar a la frontera norte o en su caso regresar a su país de origen.

Los migrantes se reúnen en grupos entre 5 y 10 extranjeros para dormir en la vía pública, debido a que los albergues de esta ciudad, no permiten el ingreso de más personas para evitar contagios de coronavirus.

Santos Méndez, originario de Guatemala, quien se encuentra en Tapachula, en busca de empleo, relató que muchos de los extranjeros se mantienen deambulando en las calles, sin comida, dinero y sin empleo en medio de esta pandemia.

Méndez, quien portaba un cubrebocas para protegerse de la enfermedad, denunció que a los extranjeros de distintas nacionalidades, son discriminados y no pueden obtener un trabajo que les permita poder obtener dinero para pagar una renta, sus alimentos y sus servicios básicos.”

“Vamos a las compañías y siempre nos discriminan por ser extranjero, eso no está bien, piensan que por ser migrante no podemos trabajar como ellos, todos seres humanos y venimos a lo mismo”.

Otro de los problemas que enfrentan los migrantes, es la temporada de lluvias, por lo que tienen que buscar lugares donde no se mojen, aunque sea en la rivera de los ríos, debajo de los puentes, galerías abandonadas, mercados o en las aceras de edificios públicos.

Relató que en Tapachula, es una ciudad con mucha discriminación “he estado en Sonora, nos tratan bien, no se que tienen contra los extranjeros”.

Señaló que el Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR), les otorgó una CURP para poder trabajar, pero no es válida en esta ciudad.

Contó que los guatemaltecos que llegan a México, tienen el objetivo de trabajar para tener un futuro mejor.

“Siempre nos cierran las puertas, por ser centroamericano, eso, no es justo”.

Santos Méndez, quien se acompaña de Salvadoreños y Hondureños, indicaron que su necesidad, es poder trabajar para matar el hambre en esta zona de la frontera sur.