La transmigración de los cuerpos

Todas las semanas recomendaremos un libro, ya sea de ficción o no ficción, te contaremos de qué se trata y en pocas palabras trataremos de decirte quién debería leerlo.

La transmigración de los cuerpos

Autor: Yuri Herrera

Trama:

"Creemos que la epidemia -y fue la primera vez que usaron la palabra- puede ser un poco más agresiva de lo que habíamos pensado (...) así que mientras descartamos lo que haya que descartar mejor paramos todo, pero, vamos, tampoco es para preocuparse, tenemos a la gente más astuta persiguiendo a lo que sea que es, y también tenemos hospitales, pero, por si las dudas, pues, mejor quédese en casita y mejor no bese a nadie y no toque a nadie y cúbrase la nariz y la boca".

¿Esto les suena familiar? Pues forma parte de la primeras páginas de la obra escrita en el contexto de cuando surgió la H1N1, aunque en el libro no se trata de esa enfermedad, de hecho, no se menciona por su nombre.

En una ciudad que bien podría ser cualquiera de México, copada de aislamiento social y de calles desoladas, El Alfequeque, quien se gana la vida solucionando problemas para los demás, tendrá que desenmarañar un problema entre dos familias que se odian a morir.

Para ello recurrirá a sus dos compinches: Vicky, una enfermera que con su uniforme parece un ángel, y El Ñandertal, el músculo de la operación.

¿Cómo se lee?   

La prosa de Herrera es excelsa, capaz de combinar frases catalogadas como incorrectas: "bien mucho cemento", "aquí cercas" con reflexiones tan profundas como  "hasta la gente más retorcida había que darle una oportunidad, porque la gente toda es como estrellas muertas: lo que nos llega de ellas es distinto de la cosa, que ya ha desaparecido o ya ha cambiado, así sea un segundo después de la emisión de luz o de la mala obra".

Las figuras narrativas que consigue evocar con su manejo del lenguaje te hacen ver el mundo de otra manera.

La transmigración de los cuerpos es difícil de catalogar, no es un libro de aventuras propiamente dicho, tampoco una novela negra, o uno de misterio y quizá eso sea su gran acierto: utiliza elementos de los diversos géneros para aglutinarlos y los hace funcionar como una pieza de relojería suiza, lo cual es de admirar, pues, si dominar un género es difícil, mezclarlos todos y hacerlo de manera acertada es aún más complicado.

También tiene sus dosis de humor negro, ternura, y guarradas.

Los personajes secundarios están bien delineados y muchos de ellos llegan a ser entrañables, pese a tener poca exposición.

Esto se debe a que no es un libro largo, apenas 134 páginas, sin embargo, soporta muy bien el paso del tiempo y al reelerlo no pierde su gracia.

En conclusión:

La transmigración de los cuerpos es un libro que atrapa desde el principio hasta el final con una resonancia por los tiempos actuales y que el lector disfrutará y agradecerá.

"Es cariño del que se necesita, imagínate cómo sería el mundo si todos nos acariciáramos en lugar de estar matándonos. ¿Has visto toda la gente que se hace daño sin saber a quién le pega un tiro?

El Alfequeque.

¿Para quién es?

-Personas que disfrutan de una obra bien escrita y mejor contada.

-Amantes de los libros policiales y misterio.

-Aquellos lectores que gustan de una historia que los rete, pero que también busquen pasar un rato ameno.