Construcción de rompeolas frente a Salinas del Marqués afectaría pesca y producción de sal

SALINA CRUZ, Oaxaca.- La construcción del rompeolas oeste frente a las Salinas del Marqués ha generado discordia entre pobladores inconformes con todo y que significa desarrollo y modernización del puerto de Salina Cruz, han dicho empresarios y el propio gobierno federal que proyectó concretar el Corredor Transístmico.

Desde oposición de algunos grupos que dicen deben ser incluidos en el citado proyecto hasta defensores ambientalistas, han expuesto la necesidad de preservar esta área, pues su la infraestructura amenaza con erradicar actividades antiquísimas cómo la explotación de sal, la pesca y el turismo que arriba a estás playas.

Directamente se verían afectados las poblaciones de las Salinas del Marqués, Playa Azul y Playa Brasil, cuyos habitantes viven de algunas de las tres actividades antes mencionadas y que una vez que se concrete esta primera etapa, hombres y mujeres tendrían que dejar lanchas, palas y hornos guardados en el cajón del olvido, han advertido.

Francisco Carlock Villalobos, quien heredó el aprecio al mar de sus antepasados, señaló que frente a las costas, entre las Salinas del Marqués y Chipehua, hay un área importante de pesca de camarón botalón principalmente y de otras especies que es ampliamente aprovechada por los barcos camaroneros en temporada de pesca.

Ante está situación, el hombre dijo que obviamente la construcción, primero de la escollera y después las operaciones de las embarcaciones terminarían con las especies que todavía habitan esta franja costera, que es muy apreciada por los viejos y las nuevas generaciones de pescadores de altamar y ribereños que habitan en estas localidades.

Detalló que este conocimiento lo obtuvieron de manera empírica, es decir a través de la práctica y experiencias que sus padres y abuelos les transmitieron y que lamentablemente se diluirán estos recursos con la modernización y cada vez menos espacios para la flora y fauna de esta región a causa de la invasión del hombre.

Agrego que ésta al igual que las otras escolleras que hoy yacen abandonadas han cambiado el curso de las corrientes marinas, al grado de que al día de hoy, el mar se retira en las Salinas del Marqués mientras que en Bahía la Ventosa, ha causado muchos destrozos a palapas y restaurantes que algunas vez estuvieron alejados de la orilla del oleaje.

Recordó que algo similar ocurrió con la laguna llamada “del panteón” y la laguna “Leon” en playa Abierta, cuando hace muchos años a ella acudían pescadores a capturar camarón, pero con la invasión al entorno y la urbanización ambos cuerpos de agua sucumbieron y hoy solo quedan registros en la historia.

Sin embargo, una de las afluentes que desemboca a esa altura en más de una ocasión ha anegado el lugar, pues la barda perimetral de API solo obstruyó el cauce natural, mientras que el mar destrozó el ala sur del estadio de fútbol Heriberto Kehoe Vincent, lo que demuestra que contra la naturaleza no se puede, puntualizó.