Ante la falta de empleo por la pandemia, pasa de albañil a encuestador

Antes de la contingencia sanitaria por COVID-19, José Hernández, de 21 años, trabajaba como albañil, pero la falta de obras lo dejó sin trabajo. Desesperado buscó alguna opción por dos meses sin obtener respuestas positivas hasta que un conocido le compartió una convocatoria del municipio capitalino en que ofrecían trabajo temporal.

A pesar de que tardó un día en conseguir la entrevista para ser un posible candidato, José no se dio por vencido y ahora forma parte de las brigadas de supervisión de comercios en la capital, por lo que se siente contento ya que podrá llevar un ingreso a sus dos hijos.

“Cuando me pasaron la convocatoria llamé para pedir mi cita, porque así venía en la imagen; no me contestaron, pero seguí insistiendo. Hasta el día siguiente me respondieron y me agendaron una cita y ya fui”, relató.

Agregó que al llegar a la Dirección de Economía vio una larga fila que lo hizo desanimarse un poco, pues creyó que no seleccionarían, además de que tardó cerca de 3 horas para entregar sus papeles, entre ellos los de sus hijos, para comprobar que necesitaba el trabajo.

“Mucha gente decía que era un fraude, que no nos iban a seleccionar porque no existía el programa, por eso dije: ‘pues voy a ir a ver si es cierto’ y sí fue cierto”, dijo.

José detalló que les pidieron esperar unos días para que salieran los resultados y saber si había sido seleccionado; no obstante, su folio sí apareció en la lista de aceptados.

Él y otros 579 capitalinos fueron seleccionados para trabajar durante 10 días por los que les pagarán 3 mil 767 pesos, “los cuales no caen mal durante este tiempo, porque sí pasé mucho tiempo sin encontrar algo que me generara ingresos”.

José compartió que a pesar de que se les dijo que trabajarían en la misma agencia donde vive, esto no fue así, ya que debe trasladarse de San Martín Mexicapam al Infonavit Primero de Mayo.

“La convocatoria decía que íbamos a pintar fachadas, entregar despensas y hacer limpieza, pero a mí y otros dos compañeros nos mandaron a encuestar los comercios en la Primera Etapa”, señaló.

Compartió que en la capacitación les brindaron cubrebocas, playera, lapiceros y otros materiales que necesita para cumplir con su labor y admitió que aunque no es el trabajo que le prometieron, “lo importante es que estamos trabajando y no es tan pesado”.