Reclaman docentes pago de salarios atrasados

Una representación de profesores de la Sección 22 del SNTE se manifestó ayer a mediodía frente a la sede de la gremial, localizada en el Centro Histórico, para demandar la intervención del Comité Ejecutivo y el IEEPO pague sus salarios retenidos desde el 2015.

Aunque no fue recibida por algún dirigente, porque el edificio se encuentra cerrado desde principios de la semana, por acuerdo de la Secretaría General y la Oficialía Mayor, para salvaguardar la integridad física y de salud de sus compañeros, ante la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus.

El portavoz Said Landa Julián dijo que el IEEPO suspendió los salarios de alrededor de tres mil docentes de educación primaria, así como de secundaria general y técnica, por la aplicación de la reforma educativa de Enrique Peña Nieto.

Expuso que esta situación se complicó con el decreto expedido en julio del 2015 con el decreto número dos del entonces gobernador Gabino Cué Monteagudo, para la recuperación administrativa de esa dependencia.

A pesar de esto, subrayó que los docentes no han dejado de acudir a sus escuelas, ni de cubrir su trabajo en las aulas.

“Hasta antes de la pandemia, hemos seguido yendo a nuestras escuelas. Algunas se encuentran a siete u ocho horas, por la lejanía de las comunidades”, señaló.

Destacó que el IEEPO ha ofrecido el pago de los salarios retenidos en diferentes mesas tripartitas con la SEP y la propia Sección 22 del SNTE, pero hasta ahora no ha cumplido por supuestamente carecer de recursos financieros.

“Hemos escuchado al presidente Andrés Manuel López Obrador que ya está el dinero, sin embargo, no hay nada hasta ahora”, anotó.

Mencionó que la retención de salarios está afectando la economía de los tres mil docentes, porque carecen de dinero para cubrir diferentes necesidades.

“Ya hay una gran desesperación, un gran hartazgo, estamos a la deriva”, señaló.

Ante esto, resaltó que los trabajadores de la educación han emplazado al IEEPO a hacer el pago el último día de este mes o de lo contrario, ejercerá su derecho a manifestarse.

“Apelamos a su buena voluntad, esperamos hasta el 31 de mayo”, remarcó.