Ciclo escolar concluirá de manera virtual

CortesíaCortesía

La Secretaría de Educación aceptó las deficiencias dentro del sector educativo en torno al uso de las plataformas digitales.

CortesíaCortesía

La Secretaría de Educación aceptó las deficiencias dentro del sector educativo en torno al uso de las plataformas digitales.

CortesíaCortesía

La Secretaría de Educación aceptó las deficiencias dentro del sector educativo en torno al uso de las plataformas digitales.

CortesíaCortesía

La Secretaría de Educación aceptó las deficiencias dentro del sector educativo en torno al uso de las plataformas digitales.

La Secretaría de Educación desechó la posibilidad de regresar a clases presenciales el próximo primero de junio; las condiciones sanitarias no son  óptimas por lo que el ciclo escolar concluirá de manera virtual.

En conferencia de prensa, la titular de esa dependencia, Rosa Aydé Domínguez Ochoa, destacó que era una posibilidad que todos los niveles educativas  retornaran a clases, sin embargo, por la fase de alto contagio en la que se ubica la entidad, no hace posible dicha estrategia.

“Se había contemplado la sanitización de las aulas  para regresar  a clases; hace unos días se pensaba que el día 18 de mayo se empezaría y luego el primero de junio, ahora se nos cambia el escenario por lo que no se ha determinado no regresar a clases, la sanitización de las aulas se realizará  cuando se regrese a clases del próximo ciclo”, indicó.

Ante ese contexto, aseguró la funcionaria, se ha determinado dar continuidad al programa “Aprende en Casa  la cual será reforzado por una nueva estrategia que consiste en la distribución de cuadernillos de actividades en zonas  rurales donde no es posible el acceso a internet o señal de radio y  televisión.

“Es importante mencionar que en Chiapas no se tiene la cobertura total de los medios electrónicos, tenemos una población que tiene características propias; en los cuadernillos donde se citan los contenidos de una manera clara y fácil porque en esas zonas de alta vulnerabilidad los padres no tienen toda la capacidad par atender a sus hijos; además se tradujeron a las lenguas materna para que comprendan mejor”, indicó.

Con esa estrategia  se espera  que los alumnos del nivel básico no se atrasen y puedan cumplir  de esa manera hasta finalizar el ciclo  escolar; la secretaria de Educación recordó que los trabajos que se realicen a través de esos cuadernillos y en las  plataformas digitales servirán de evidencias para que los maestros puedan evaluar la calificación final de los alumnos. Se prevé que el  17 de julio los maestros entreguen  las boletas y calificaciones

Domínguez Ochoa  aceptó las deficiencias dentro del sector educativo  en torno al uso de las plataformas digitales, “no estábamos preparados para un cambio tan disruptivo que nos causó la pandemia del COVID-19, y eso fue a nivel mundial, no solo en Chiapas” señaló.

“El  reto de no interrumpir el servicio educativo y seguir atendiendo a los jóvenes y niños nos obligó hacer uso de lo que teníamos a nuestro alcance;  redes sociale y otras plataformas digitales  estuvieron a nuestro alcance y echamos mano de eso y nos pusimos a trabajar” indicó.

Reconoció que no todos los maestros podían manejar  un correo electrónico, pero la nueva estrategia los obligó a involucrarse en el manejo de las redes sociales y los resultados positivos se están dando.

“Esta situación nos obliga a  transitar en el uso de la tecnología;  al final al ciclo se tendrá que evaluar qué tan familiarizado están los maestros en  el uso de la tecnología  y con ello será necesario también capacitarse; es un área de oportunidad para avanzar” detalló.

“Aprende en casa” se complicó

De acuerdo a especialistas esta metodología no pudo ser equitativa en México, pues en los estados del sureste como Chiapas, debido a la pobreza hay falta de energía eléctrica o hay poca o nula conectividad a internet en los hogares, así opinó Manuel Nájera, docente y politólogo.

“Sí por supuesto la diferencia entre los estados es grande pero también dentro de una familia, de una comunidad, de una ciudad o de un centro educativo también existe esa desigualdad, alguien tiene a la mano recursos tecnológicos y de conectividad para poder dar continuidad a este programa de Aprende en casa, sin embargo, quienes no están teniendo acceso a esos recursos tecnológicos se está quedando en un rezago aparentemente”, agregó.

Según datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, de las 18 mil escuelas públicas del nivel básico existentes en la geografía local, el 80 por ciento se sitúa en comunidades rurales e indígenas que, además, son atendidas por grupos multigrados.

A esto se le suma que en Chiapas sólo el 30% de los hogares cuenta con conexión a internet, cuando la media nacional rebasa poco más de los 50 puntos porcentuales, situación que complicó la tarea de docentes.

“Yo te puedo decir que no lo hemos implementado debido a que en la población de mi zona especialmente mis padres de familia y madres de familia manifestaron no contar con ese canal o bien con la señal de cable entonces no se pudo llevar a cabo a pesar de que yo bajaba videos de internet o los graba a veces se complicaba mucho enviar el formato hacia el WhatsApp que es el único medio que estamos utilizando ahorita para enviar evidencias”, dijo Maricruz Calymayor, docente del municipio de Yajalón.

De acuerdo a los docentes y a los analistas, este programa del gobierno federal no es aprobado por la sociedad en general, sin embargo, fue una buena medida para no dejar sin clases a niños y adolescentes en u país como México en donde hay todavía un fuerte rezago educativo.

“Es complicado que la gente pueda tener unánimemente una visión positiva dado que no es más que un programa que se toma como una medida o una solución emergente y que queda en medio de una situación en la que muchos alumnos no tienen una conectividad o no tienen las posibilidades para hacer un gasto”, señaló Nájera Tellez.

La secretaria de Educación dijo finalmente que en toda esta labor de aprendizaje tienen que involucrarse también los padres de familias; con el programa “Aprende en Casa” se ha tenido buena respuesta de ellos y se espera que continúen apoyando para beneficiar a los niños.

“No estábamos preparados para un cambio tan disruptivo que nos causó la pandemia del COVID-19, y eso fue a nivel mundial, no solo en Chiapas. El  reto de no interrumpir el servicio educativo y seguir atendiendo a los jóvenes y niños nos obligó hacer uso de lo que teníamos a nuestro alcance;  redes sociale y otras plataformas digitales  estuvieron a nuestro alcance y echamos mano de eso y nos pusimos a trabajar”.