Fraccionamiento Bugambilias en Oaxaca de Juárez, pone "trampas" a los delincuentes

Ante el aumento de robos a transeúntes en el fraccionamiento Bugambilias, perteneciente a la agencia de Santa Rosa Panzacola, los vecinos de éste se organizaron para colocar “trampas” para los delincuentes quienes, de acuerdo con los relatos, siempre van a bordo de motocicletas.

No obstante, esto provocó el descontento de los vecinos de los fraccionamientos cercanos a éste, ya que consideran que se les está impidiendo el paso y aseguran que lo que quieren es privatizar el fraccionamiento, por lo que tendrían que rodearlo para salir a la carretera.

“La mayoría de las personas que pasan por las calles del fraccionamiento son vecinos de la parte de abajo y han sido a ellos a quienes asaltan; me ha tocado salir en la noche a auxiliar, principalmente a mujeres”, señala Francisco Chávez, vecino del fraccionamiento Bugambilias.

 

Asaltos en motocicleta

El vecino relata que sobre la calle Bugambilia Amarilla es común ver pasar a los habitantes de los fraccionamientos Los Sauces y Orquídeas, quienes toman el transporte público sobre la carretera internacional 190 o van a hacer sus comprar a los supermercados cercanos.

Pero es en esa misma calle donde él ha sido testigo de asaltos y hasta intentos de violación, donde los delincuentes, quienes manejan motocicletas y huyen fácilmente por las escaleras y un cruce cercano al tanque de rebombeo de SAPAO.

“Colocamos unas piedras cerca de la pared del tanque, porque vimos que ahí cruzaban los delincuentes en motocicletas y mototaxis, mientras que en las escaleras pusimos unos barrotes que sí permiten el paso de peatones”, detalla.

Destaca que los asaltos se han vuelto recurrentes, principalmente durante la noche, por lo que tomaron esta decisión de colocar una malla y los postes para que sean “una trampa”.

Don Francisco señala que las calles Bugambilia Violeta y Bugambilia Amarilla son donde más personas han sido asaltadas. 

Por su parte, otro vecino relató que hace unos meses, en las calles del fraccionamiento trataron de agredir sexualmente a una joven, pero al percatarse, el supuesto violador huyó en una motocicleta por las escaleras.

“Estas medidas las hacemos no sólo por los vecinos de este fraccionamiento, sino para todas las personas que circulan por aquí, porque hay escuelas cercanas cuyos alumnos deben circular por aquí”, afirma. 

 

Ya tenían un proyecto

El vecino, quien ha vivido más de 15 años en este fraccionamiento, recuerda que hace 10 años se llegó a un acuerdo con el municipio capitalino para colocar cercas en las jardineras y que no se cruzaran por ellas; pero ya no se concretó.

“Se hizo el proyecto; las personas del municipio vinieron para analizar si era posible, pero también en esa ocasión los vecinos de la parte de abajo se reunieron y se pusieron en contra para que ya no se hiciera”, recuerda.

Subraya que la delincuencia ha ido en aumento, por lo que no tuvieron más remedio que colocar los postes para que así sólo haya una salida para vehículos y así hacer más posible poder atrapar a los delincuentes.

Vecinos en desacuerdo

A través de redes sociales, algunos vecinos de los fraccionamientos aledaños se han quejado por las decisiones que tomaron los de Bugambilias, pues al no conocer los motivos, piensan que están privatizando las calles.

Incluso, mientras estaban colocando los barrotes, los vecinos relatan que se acercaron personas amedrentándolos y retiraron los tubos con violencia.

“Una señora nos gritó y nos amenazó con tener influencias en las dependencias, pero nosotros le dijimos la razón de por qué lo ponemos, pero no le importó”, manifestaron.

Señalaron que los barrotes están colocados con medidas adecuadas para que personas en bicicleta o caminando puedan pasar sin esfuerzo, además de que colocaron cartulinas en las que se explica el por qué de esta decisión.