Autoridades deben servir, no actuar como "dueños de todo": Vázquez Villalobos

El arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos aseguró que quienes se desempeñan como autoridad no deben sentirse dueños de todos, sino ofrecer un verdadero servicio para tener el respeto del pueblo.

“El mundo me dice que ser autoridad es estar por encima de todos, ¡no!, esa no es la autoridad que quiere Dios”, asentó.

Durante la homilía de la misa dominical oficiada en la sede arzobispal, el pastor religioso sostuvo que quienes tienen autoridad, deben aprender a ser servidores como quiere Dios, para poder ser respetados.

Pues –asentó–, “se ha perdido el espíritu de servicio y por consiguiente, el respeto a la autoridad. Ya no le creemos a la autoridad, ya no la respetamos, ya nos da lo mismo hablar así que hablar asá, ya perdimos el respeto”.

De hecho, observó que el respeto se ha perdido desde la casa, porque los hijos gritan con facilidad a sus papás y cuestionan su autoridad.

“Les dicen que ellos ya no mandan, que ya son mayores de edad y que ya saben lo que tienen qué hacer y nadie debe de enseñar. Pero, también se rebelan en la escuela, con los maestros y con el director”, anotó.

"Se sienten intocables" 

Además, subrayó que muchos se rebelan contra aquel servidor y contra todo mundo, porque se sienten intocables y más si tienen dinero.

“Tener dinero, el mundo dice ‘vales’, en lugar de decirle a Dios: ‘gracias porque me has bendecido con abundancia de bienes y voy a tratar de ponerlos al servicio de los demás y compartir con ellos para que tú me sigas bendiciendo’, pero quieren postren, que se humillen las personas ante ellos, porque son grandes por su dinero. Y los hijos, que no han hecho nada para tener ese dinero, se creen los dueños, amos y señores de la ciudad y de nuestros pueblos”, añadió.

Por ello, lamentó que han dejado atrás el pensamiento deseado por Dios, un pensamiento de ser fraternos, de ser solidarios, de amar, de mirarse respetuosamente, de compartir, de vivir la alegría de vivir en paz, de no sentirse más grandes.

“Que triste es que se haya perdido todo eso y se vayan con el pensamiento del mundo”, indicó.

De esta manera, pidió dejarse guiar por el Espíritu Santo y su mente y corazón vibre con esos sentimientos, para poder ser verdaderos hijos de Dios, comprometidos con Él en el servicio a sus hermanos.

Vázquez Villalobos también imploró la bendición de Dios a las autoridades para que sean grandes servidores, vivan dentro de la verdad y realicen su obra y su trabajo conforme al pensamiento divino.