¿Qué han hecho con su "tiempo libre" los oaxaqueños en confinamiento?

La medida de resguardarse en casa ante el brote de coronavirus (COVID-19) a nivel mundial, en un principio fue vista como un castigo, debido a que en teoría nadie podría salir de casa y ningún lugar de los que se solían frecuentar estaba abierto.

Ante los oaxaqueños se puso una oportunidad única, un parteaguas, la puerta para enriquecer nuestra vida, nuestro día a día. Sin embargo, dadas las distintas circunstancias de cada persona, de cada familia, a muchos les fue imposible aprovechar o invertir su tiempo en cosas productivas.

Lavar los trastes, planchar la ropa o limpiar la casa, son actividades casi inherentes al ser humano que le representan un esfuerzo que deriva en cansancio. Ante esta situación, los ciudadanos, ‘cansados’ de lo mismo y aburridos por no poder salir, recurrieron a distintas formas para sobrellevar el encierro. Acá los testimonios.

 

Sin tiempo para leer

“Pues la verdad, ver series, tele, películas, estar en el face… yo, en mi caso, no dejé de trabajar y pues es lo de siempre, llega uno cansado y pues lo que quieres es descansar, relajarte. Bastante tiene uno con el trabajo, el patrón, como para llegar y todavía trabajar en tu casa”, dijo el señor Emilio respecto a qué es lo que más ha hecho en esta cuarentena.

Y respecto a por qué no, en lugar de ver películas o series y navegar en internet, leyó algún libro o tomó algún curso en línea, afirmó entre risas: “pues es que no da tiempo, o sea, en apariencia sí hay tiempo, pero eso de leer o tomar clases de reparación de celulares o cocina, requiere también dedicarle tiempo y esfuerzo. Y te repito, uno ya llega cansado, ya lo que quiere es descansar, no andar ahí acabándose por saber si es cilantro o perejil”.

Testimonio parecido dio la señora Magda, quien asegura que después de lavar trastes, ropa, planchar, limpiar la casa y lidiar con los hijos todo el día, lo único que busca es relajarse. “Creo que es lo más fácil –ver series o películas- porque pues estás acostado, descansando, a gusto;  o sea, el quehacer es como trabajar, pero en casa obviamente, entonces pues te cansas. Ya llega la noche y solo quieres cama”, aseguró.

Sin embargo, admitió que muchas personas dejaron pasar la oportunidad de aportarle algo nuevo a su vida. “Quizá leer hubiera sido buena opción, pero pues te digo, a veces uno es flojo o de plano está muy cansado. Personalmente, no soy fan de leer ni de hacer manualidades o cositas así, pero viéndolo ahorita, pues sí hubiéramos podido aprender algo ¿no?, cortar el pelo quizá, algún nuevo platillo, una receta, qué sé yo”.

 

"Nuestra vida es el internet"

En la misma sintonía está Jaqueline, que pese a tener clases a distancia, en línea, tenía mucho tiempo libre y prefirió “perderlo en Netflix o en Youtube”, que mantenerse ocupada con alguna actividad productiva.

“Ver series, videos, estar en face, chateando… casi no soy de leer o de aprender algo así como pintura o cocina, no sé; ya de por sí era muy estresante estar encerrada sin poder salir, sin ver a los amigos de la uni, imagínate aventarme otro compromiso más… no, no, no, ya con las clases en línea basta”, dijo al ser cuestionada sobre su cuarentena.

En ese sentido, añadió que los jóvenes de ahora tienen nuevas formas de invertir su tiempo. “Ya como que nos tocó el auge del internet y pues nuestra vida prácticamente está allí, nosotros ya no jugamos en la calle o leemos libros; o sea, leemos lo que nos gusta, todo en internet, vemos tutoriales, pero a nuestro ritmo o cuando estamos aburridos… ya, son otros tiempos”, afirmó.

Cabe señalar que respecto a este periodo de confinamiento, las autoridades de todos los niveles especificaron que no eran vacaciones y que los estudiantes deberían seguir tomando clases y cumpliendo con sus tareas, mientras que los trabajadores, en la medida de lo posible, tendrían que seguir cumpliendo con sus labores.