Frydanel Díaz Carrillo: una profesora de tiempo completo

Frydanel Díaz Carrillo nace en Santa Gertrudis, Zimatlán, Oaxaca, siendo sus padres el profesor Mauro Díaz Ibáñez y Teresa Carrillo Mariano. Para entonces su señor padre ya era un profesor, motivo por el cual no residían en un solo lugar, sino como un buen soldado de la patria, lo enviaron a la Chinantla baja, al pueblo de Ayotzintepec, perteneciente a  Tuxtepec, Oaxaca.

En este lugar trabajó por más de 15 años; en sus ratos de descanso introdujo a la lectura a su hija Frydanel, quien ya cursaba los primeros años de estudios en la escuela de ese lugar; teniendo la educación básica se trasladan a la ciudad de Oaxaca, donde ella descubre su vocación, pues siempre quiso ser profesora y siguiendo los pasos de su padre, se inscribe en la Escuela Normal de Teposcolula, Oaxaca, donde concluye la licenciatura en Educación Primaria.

A sus 21 años, ya es maestra rural de la Escuela Primaria “Independencia Nacional” de San Juan Juquila Mixes, Oaxaca. De este lugar le llega su cambio a Tamazulápam del Espíritu Santo, Oaxaca, donde permaneció cuatro años; este lugar enriqueció sus  sentimientos y conocimientos, lo cual considera la formó espiritualmente en el amor a la tierra y al pueblo campesino, muy semejante a mis raíces familiares, dice; en este lugar aprendí mucho sobre la cosmovisión religiosa y filosofía de la vida de los originarios, sus costumbres guardadas celosamente, su rica gastronomía con su tradición que se ha extendido durante siglos, asegura.

Agrega que "en ese tiempo comprendí que la música juega un rol importante en la cotidianidad de las comunidades; después me acercaron al valle a Santa Lucía Ocotlán, Oaxaca, en la cual me tuvieron por tres años; al estar ubicada más cerca de la ciudad, me inscribí en la Escuela Normal Superior, para realizar una especialidad  en el área Física y Maestría  en Ciencias de la Educación; actualmente laboro en la escuela primaria “Benito Juárez” en esta ciudad y coordino un proyecto de correspondencia escolar junto a mi colega profesora Gabriela Guevara, originaria de Venezuela, quien trabaja como docente en una escuela de la ciudad de Praga, Checoslovaquia.

  -¿Qué le gusta a la maestra Frydanel?

   -Me gusta mucho leer poesía; es una de las actividades que más disfruto, a veces intento escribir, considero que hacerlo es una forma de tender puentes hacia otros sitios, de reafirmar y compartir. Tuve la oportunidad de participar en una mesa de lectura junto a otros escritores, en la segunda Feria Nacional Universitaria del Libro de Oaxaca en 2019, invitada por unos amigos, en participación de charla poética. En algunas ocasiones tomamos por asalto algún jardín público con ganas de escucharnos y que haya público.

    -¿Le preocupa algo?

  -Sí, me preocupa el país, mi México, donde no debe existir analfabetismo, sino todos deben saber leer y escribir. Los maestros tenemos una gran misión para formar jóvenes revolucionarios con buena preparación. Pues no son el futuro del mañana, sino del hoy. Yo amo mi trabajo y me siento muy responsable como ciudadana. La enseñanza me ha dado muchas satisfacciones, los niños me han brindado su amor, al igual que los padres de familia, quienes terminan reconociendo nuestra labor. En lo personal, pienso que nosotros los maestros tenemos una gran misión muy importante de formar buenos ciudadanos; además, como cualquier otra profesión, debemos de estar al día de asimilar nuevos conocimientos para en esa forma llevarles  a los niños algo nuevo que  adquieran a través de la enseñanza.

"Me preocupa el país, mi México, donde no debe existir analfabetismo, sino todos deben saber leer y escribir. Los maestros tenemos una gran misión para formar jóvenes revolucionarios con buena preparación. Pues no son el futuro del mañana, sino del hoy. Yo amo mi trabajo y me siento muy responsable como ciudadana. La enseñanza me ha dado muchas satisfacciones, los niños me han brindado su amor, al igual que los padres de familia, quienes terminan reconociendo nuestra labor".