Mayoría de despedidos en el país son jóvenes y con poca antigüedad: IMSS

VanguardiaVanguardia

La mayoría de los 555 mil 247 puestos de trabajo que se perdieron en abril, a causa de la emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19, eran de trabajadores que percibían sueldos de los más bajos, y nos preocupa que el empleo pueda ser un elemento que pegue más a temas de pobreza, señaló el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo. Afirmó que los principales afectados fueron los de menos antigüedad y los más jóvenes.

Al respecto, Héctor de la Cueva, coordinador del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (Cilas), consideró que la pérdida de los empleos es preocupante y muestra un panorama muy alarmante; la recuperación de empleos podría tardar hasta más de un año. La pandemia está traduciéndose en una catástrofe sobre todo para la gente que trabaja, además de que esta cifra que da el IMSS es sólo la punta del iceberg, indicó el especialista.

En tanto, Movimiento Ciudadano presentó ayer una iniciativa para establecer un ingreso mínimo vital dirigido a quienes perdieron su empleo y sus ingresos durante la contingencia sanitaria por el Covid-19. Clemente Castañeda, dirigente de esta fuerza política, explicó que no habrá normalidad posible si no se le tiende la mano a los millones que se quedaron sin trabajo o sin ingresos.

En conferencia de prensa virtual señaló que la iniciativa contempla otorgar 3 mil 696 pesos mensuales a esta población por un lapso de tres meses y con posibilidad de ampliar la medida dos meses más.

 

En entrevista al salir de Palacio Nacional, Zoé Robledo estableció que la cancelación de fuentes de trabajo está completamente vinculada al coronavirus y destacó que “85 por ciento de la pérdida de empleo que se dio en abril es de empresas no esenciales, es decir, las que tenían la obligación de cerrar.

Construcción, por ejemplo, es de los más afectados, y servicios. En este último resaltó el turismo.