Joshua Montesinos Ocheita es un chiapaneco apasionado e inquieto de la música clásica

ALEXANDER CAMPOSALEXANDER CAMPOS

ALEXANDER CAMPOSALEXANDER CAMPOS

Siempre resulta placentero conversar con jóvenes talentosos, que forman parte de una generación pujante y sobresaliente en las artes. En esta ocasión conversamos con Joshua Montesinos Ocheita; chiapaneco recién egresado de la carrera de Jazz y Música Popular por la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas.

CDN: Acabas de egresar, ¿Cuál es el escenario?, ¿ Cuánto tiempo te llevó estudiar la carrera? Y ¿Por qué decidiste tomarla?

Joshua: La carrera es un poco larga, porque llevamos un curso propedéutico que es de cinco semestres. Hay algunas personas que ya traen cierto conocimiento musical y pueden avanzar unos semestres, pero en mi caso, yo inicié desde el primer semestre el propedéutico y cursé los cuatro años y medio restantes de la carrera.

CDN: ¿Cómo surge tu inquietud?

Joshua: Yo tenía la noción musical desde muy temprano pero no era mi objetivo. Quise estudiar medicina antes de estudiar está carrera y… bueno, ya estando en la universidad, me di cuenta que era una carrera que me iba a absorber demasiado como para tener tiempo de también enfocarme en la música, en la manera en que yo quería. Entonces ahí es donde me di cuenta de lo que realmente quería: depositar toda mi energía, todo mi tiempo y todo mi ser en ello. Entonces decidí estudiar formalmente esa carrera y ser músico profesional.

CDN: ¿De niño tocabas la marimbita?

Joshua: No. Es interesante porque la mayoría de mis compañeros de Chiapas, tienen la influencia de la marimba y la música chiapaneca. En mi casa casi no se escuchaba marimba, yo obtuve el acercamiento musical por otra parte. Ya después fue que me gustó, de hecho aprendí a tocar la marimba ahí en la escuela, también aprendí a tocar el vibráfono, que es un instrumento muy parecido, como una marimba pero con teclas de metal y tiene un pedal, entonces, ahora sí ya me sentía cien por ciento chiapaneco. (Risas) Originario de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Joshua reconoce no. Tener una familia demasiado allegada a la música, ni parientes que hubiesen tenido acercamiento a la incursión compositiva. “Lo más cercano a la música era cuando algún pariente silbaba mientras trabajaba”, comenta en son de broma.

CDN: Cuando entraste a la facultad, ¿cómo fue la formación?

Joshua: Eso es un tema muy interesante que siempre platicamos con los compañeros en la escuela, porque en la carrera vemos materias teóricas y prácticas. Entonces, digamos que las materias teóricas quitan mucho tiempo para llevar a cabo las materias prácticas. Entonces el músico empírico, que se dedica más al área práctica muchas veces parece tocar mejor que los que estudiamos la teoría y la carrera en sí.

CDN: En tu caso, como egresado, tuviste un examen, ¿en qué consiste?

Joshua: Si, Al final… bueno, más bien en el período de la carrera se hacen dos exámenes que les llaman de nivel, que como bien dice el nombre, es un cambio de nivel hacía una nueva perspectiva del alumno. Se hace un recital que consta en que el alumno, junto con su tutor, selecciona un número de piezas, las monta y las presenta. Todo esto bajo algunos reglamentos y fundamentos, pero básicamente la idea es que se presentan piezas de diferentes dificultades y diferentes motivos. Se presentan y se evalúan, desde la ejecución e incluso todo lo que hay detrás, porque nosotros presentamos composiciones originales, arreglos, transcripciones.

CDN: Hablamos de música, ¿ven principalmente música clásica?

Joshua: Sí, en la UNICACH hay dos facultades, la facultad de música y la facultad de Jazz y música popular. La facultad de música es la que está orientada a esa música clásica, pero nosotros, incluso siendo de jazz y música popular; sí estamos obligados digamos a conocer aunque sea un poco de ese rubro. Entonces en el propedéutico, se divide en cinco semestres, los dos primeros son exactamente iguales al área clásica, entonces incluso los guitarristas, llevamos guitarra clásica, técnica de guitarra clásica, armonía tradicional y todo lo que tiene que ver con ese mundo.

CDN: Perfecto, me platicabas antes de comenzar la entrevista; que tú ya tienes una parte activa dónde ya tienes un grupo.

Joshua: Exacto, aunque estudio música, mi verdadera pasión es la composición, entonces hice un ensamble, que se llama “Joe”; con los compañeros de la escuela, donde tocamos mayormente mis composiciones y algunas composiciones de ellos.

CDN: Es interesante que interpretan melodías de su propia autoría. ¿Qué duración tienen las melodías?

Joshua: En el contexto de jazz y música popular, el rol más importante es la improvisación, entonces, digamos que el formato de las piezas se toca el tema, la canción en sí; luego hay un espacio para los solistas y el tema de salida. Digamos que el tema puede durar un minuto o menos quizá y luego los solos… viene siendo una pieza de ocho minutos o más a veces.

CDN: ¿Qué tiempo lleva Joe?

Joshua: A ‘Joe’ lo fundé a inicios del año pasado. Como ya era mi último semestre y todavía no había tocado nada de mis composiciones, dije pues manos a la obra.

CDN: ¿Qué destino tienen las composiciones de alguien como tú, que egresa de una facultad?,

Joshua: En mi proceso, hago las canciones, se las presento al grupo, las tocamos en algunos lugares y aún cuando ya está terminada, en el lapso enorme de improvisación, luego la pieza se transforma; surgen cambios importantes. Pienso que cada vez que se toca, se interpreta, evoluciona y vuelve a evolucionar. Entonces, no hemos grabado nada en estudio, pero tenemos un ‘live session’ que se grabó aquí en la ciudad y es todo el material grabado.

CDN: ¿Dónde se puede conseguir?

Joshua: Todavía no está disponible porque se está mezclando, pero…

CDN: ¿Pero se supone que va a tener la idea que salga?

Joshua: Exactamente. Será un ‘live session’, como si fuera un pequeño concierto que nosotros dimos.

CDN: ¿En qué lugares se han presentado?

Joshua: Nos movemos mucho en eventos culturales, hemos estado con el municipio, habíamos estado en el (Centro Cultural) Jaime Sabines; hemos estado en los foros de jazz que hay en la ciudad, hemos estado también en la facultad de humanidades de la UNICACH, que nos queda enfrente, muchos compañeros gestores luego nos buscan para sus eventos y siempre que podemos, estamos con ellos también.

CDN: ¿Pueden tocar en bodas?

Joshua: ¡Ah, claro que sí!

CDN:Además de que ya estás encaminando a Joe a tener su grabación… ¿qué panorama sigue para ti?

Joshua: En lo personal ahora yo soy alguien como “quisquilloso”, quizá un poco, entonces mi idea ahora es que quiero hacer una maestría en composición. Ahora la UNICACH está ofertando nuevas maestrías, lo cual es magnífico, pero pues ninguna está dentro del perfil de las cosas que yo exactamente quiero, entonces mi idea es todavía dejar que mi música evolucione un poco más, se asiente y buscar ese estudio.

CDN: ¿ Cuántas canciones tienes?

Joshua: ¡Muchísimas! Sí, muchísimas. Yo compongo todo el tiempo…

CDN: ¿Qué edad tienes Joshua?

Joshua: Tengo 25 años

CDN: ¿Quiénes son tus influencias?

Joshua: Por la manera en que la música se aproximó a mí, tengo muchas influencias como de oriente… es muy extraño, porque siendo de estudios jazzísticos; me gusta mucho la música clásica, entonces hay un compositor japonés que se llama Joe Hisaishi que es mi gran sensei, maestro.

CDN: En estos tiempos de redes sociales, ¿en dónde pueden encontrar la música de Joshua Montesinos y de Joe?

Joshua: Tenía un canal de Youtube con la música que yo componía incluso antes de entrar a la carrera, porque siempre tuve esa inquietud de componer, pero ya no está habilitado. En los últimos dos semestres de mi carrera traté de enfocarme en como producir música y tratar de producirme a mí mismo y tener redes y todo eso, pero todavía no he terminado… bueno, las redes están ahí pero todavía no hay contenido.