En retrospectiva 

GUADALAJARA, Jalisco.- El cuerpo habla, se posiciona y se expresa desde movimientos polifónicos. Para Nayeli Santos (Guadalajara, 1977) el cuerpo es territorio de pensamiento, pero también de acción desde hace 20 años.

Para celebrar sus dos décadas de trayectoria, en abril realizaría una exhibición retrospectiva de sus últimos trabajos que incluiría distintos objetos, imágenes e instalaciones en el Centro Cultural El Refugio, pero la muestra debió cancelarse a causa de la cuarentena por el COVID-19.

La creativa entró a la escena artística desde la danza. Ha explorado una variedad de técnicas -desde el clásico, hasta el butoh- y una multiplicidad de discursos dentro de la disciplina, pero desde 2014 ha abierto su percepción hacia la palabra escrita, la música, el arte sonoro y el video, con un giro más notorio luego de cursar el máster en Práctica Escénica y Cultura Visual en la Universidad Castilla-La Mancha, en España, en 2016, recuerda.

Por el momento, las actividades en todos los espacios culturales están suspendidas y espera reagendar la fecha, pero Santos aprovecha para voltear la mirada atrás y ver lo que ha representado su carrera en estos últimos dos decenios, para también para reflexionar sobre el momento actual con trabajos como "El Fin de la Nostalgia" y "Ejercicio Existencial del Cuerpo que Habla", que formarán una especie de trilogía junto con otra pieza en la que trabaja ahora y de la que prefiere no adelantar mucho.

"El cuerpo siempre ha estado ahí, pero siempre me ha interesado la multidisciplina desde la voz, la palabra, la escritura, las imágenes, ahora el sonido es fundamental en mi trabajo desde la música, el arte sonoro, el noise", narra.

En su trabajo hay una búsqueda continua sobre temas como la pérdida, la muerte, la ausencia, el vacío y la liberación. En sus últimas creaciones ha puesto acento especial en la destrucción, en deshacerse de todo para crear algo nuevo.

"Al inicio era la destrucción por la destrucción, pero el sentimiento se va transformando y poco a poco se vuelve en un proceso de construcción nueva,  las emociones se transforman, se hacen más fuertes y concretas", advierte Santos.

Santos ha presentado su trabajo en el Museo de Arte de Zapopan, en el Laboratorio de Arte Jorge Martínez, en Sala 22, en el Museo de Arte Raúl Anguiano, en la Sala de Cámara del Teatro Degollado, en Bikini Wax Gallery y el Centro Cultural de España, en la Ciudad de México; así como en el Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia.