Da Vinci, el sabio que no fue a la escuela

Tenía dislexia y una mano tullida

Este 2 de mayo se cumplen 501 años del fallecimiento de Leonardo Da Vinci, uno de los artistas más destacados del periodo del Renacimiento que cultivó las ciencias y las artes por igual, entre éstas la aerodinámica, la hidráulica, la anatomía, la botánica, la pintura, la escultura y la arquitectura.

Fue un hombre marcado por la curiosidad y la investigación que enfrentó diversos obstáculos en su vida.

Sus inicios

Leonardo da Vinci nació en Anchiano, un pueblo del municipio de Vinci, cercano a Florencia, Italia, el 15 de abril de 1452 y se dice que fue un hijo no reconocido producto de la unión de su padre con una campesina. Da Vinci se mudó de Florencia a Milán donde trabajó para al duque Ludovico Sforza (un líder militar exitoso llamado "el oscuro") como ingeniero militar.

Pasó 17 años en Milán inventando, pintando, esculpiendo, estudiando ciencias y concibiendo ideas innovadoras y atrevidas hasta que en 1499 los franceses invadieron Milán y el duque Sforza fue expulsado de la ciudad. Leonardo pasó los años restantes de su vida viajando a ciudades como Venecia y Roma.

Da Vinci era un pintor lento y dejó inconclusos muchos trabajos. Entre sus obras pictóricas más destacadas se encuentran la "Mona Lisa", "La Virgen y el Niño con Santa Ana", "San Jerónimo en el desierto" y "La Adoración de los Magos", todas incompletas, además de “La última cena”, obra que resultó defectuosa pues se deterioró casi de inmediato y comenzó a desprenderse de la pared, por lo que tuvo que ser restaurada en múltiples ocasiones (la primera en 1500).

Médicos sugieren que el artista sufrió un daño en los nervios de la mano izquierda producto de una caída, lo que le impidió seguir sus trabajos de pintura, esto también explica que empleara demasiado tiempo en ellos.

Destaca su maestría en La Gioconda, retrato en que logró plasmar un gesto entre lo fugaz y lo perenne: la “enigmática sonrisa” de la protagonista, que es uno de los detalles más celebrados del artista al producir misterio y admiración. 

Al parecer se trató de Lisa Gherardini, esposa de Francesco Bartolomeo de Giocondo, de donde viene su otro nombre: Mona (señora, en el italiano antiguo) y Lisa.

La Mona Lisa es un retrato de medio cuerpo, o de tres cuartos, sobre un paisaje que se divide en dos atmósferas, una más fría (la superior) y otra más cálida con colores terrosos (la inferior).

La postura de la mujer deriva de la “pirámide” usada para representar a las madonnas sentadas, es decir, que se trata de una geometrización triangular.

El centro del cuadro es el pecho de la mujer y está alineado con el ojo izquierdo y los dedos de la mano derecha. Esto acentúa la presencia del personaje en la composición.

La cabeza está cubierta por un velo que simboliza la castidad, frecuente en los retratos de esposa.

La actitud de la Mona Lisa muestra serenidad y, junto con la mirada de soslayo, pero directa hacia el espectador.

El retrato está realizado en pintura al óleo sobre madera mediante la técnica del sfumato que consiste en superponer varias capas de pintura delicadas para suavizar o diluir los contornos de la figura y lograr la sensación de naturalidad y volumen dando la percepción de tridimensionalidad.

Realizó bocetos de máquinas de guerra y de otros proyectos y dejó 6,000 páginas de diarios llenas de sus reflexiones personales, listas, bromas y proyectos.

También tenía una obsesión con el cuerpo humano al que pintaba e investigaba a través de disecciones y bocetos siendo uno de los pioneros en el campo de la documentación de la anatomía humana. Entre 1507 y 1513 da Vinci diseccionó más de 30 cadáveres para describir órganos, vasos sanguíneos, huesos y músculos.

Murió en 1519 a la edad de 67 años.

Datos interesantes

  1. A los 15 años, da Vinci se convirtió en aprendiz del pintor Andrea de Verrochio en Florencia (Italia), donde perfeccionó sus habilidades como artista.
  2. Según la historiadora Cecilia Frosinini, Leonardo nació zurdo, pero desde muy temprana edad se le enseñó a escribir con la mano derecha.
  3. Tampoco recibió educación formal. Sin embargo, obtuvo instrucción en el hogar sobre temas como lectura, escritura y matemáticas.
  4. Era disléxico y solía iniciar proyectos que nunca terminaba, lo que implica que tal vez sufría de trastorno de déficit de atención/hiperactividad (TDAH).
  5. En total produjo 20 pinturas, la mayoría de gran maestría y que le dieron reconocimiento.

La muerte

Leonardo permaneció enfermo varios meses. Temiendo que su vida llegaba a su fin el 23 de abril redactó su testamento dejando a sus hermanastros 400 escudos de oro y una pequeña propiedad heredada de uno de sus tíos.

Finalmente, sus escasos bienes como libros y muebles los repartió entre sus amigos, pero no dejó dinero para su sepultura, ni para una lápida.