El Calín legó la adrenalina en Oaxaca

En el año 2000 participaron en un campeonato nacional

Aunque algunos pilotos oaxaqueños como José Aragón, Juan Carlos Sarmiento y Ernesto Domínguez, ya habían participado de manera esporádica en algunos rallies de velocidad, el auto bautizado como el Calín, tripulado por el piloto Juan Carlos Utrilla y el navegante Emilio Velázquez, se convirtió en el primero en participar en todo un Campeonato Nacional de Rallies de Velocidad.

Hace ya 20 años, que el gusto por el automovilismo deportivo llevó a Juan Carlos Utrilla a invertir en la construcción de un auto para rallismo, al modificar un Golf GTI, en un auto de carreras.

Fue en el año 2000, que la escudería oaxaqueña del Calin participó por vez primera en un Campeonato Nacional de Rallies de Velocidad, que en ese año se corría de manera simultánea con el Campeonato Regional de Rallies.

En esa época. el Campeonato Nacional de Rallies de Velocidad constaba de once fechas, superando en buen número de carreras a los seriales que se disputan en la actualidad; además de contar con algunas competencias de coeficiente cuatro, que eran rallies de más de 300 kilómetros de tramos de velocidad, tanto en terracería como en asfalto.

Apasionados a la velocidad

En ese año 2000, la tripulación del Calín, conformada por los oaxaqueños Juan Carlos Utrilla y Emilio Velázquez, consiguió el título de la categoría N (novatos) de los Campeonatos Nacional y Regional de Rallies de Velocidad.

Después de haber ocupado el primer lugar de su categoría y el sexto en la clasificación general del Rally Cañadas 2000, disputado en dos secciones, la primera en terracería y la segunda en pavimento, en el estado de Puebla, el Calín se convirtió en campeón nacional de novatos, cuando aún restaban dos fechas para que finalizara el Campeonato Nacional de Rallies de Velocidad.

En el Rally Cañadas 2000, el triunfo de Juan Carlos Utrilla y Emilio Velázquez fue dramático, porque a escasos kilómetros de concluir la competencia, el auto que llevaba por nombre el Calín comenzó a fallar, al dejar de existir presión en el motor, ante la falta de inyección de aceite, lo que provocó que el auto se desvielara después de cruzar la meta.

Después del Rally Cañadas, el Calín cerró la temporada prácticamente de trámite, con su participación en los Rallies Corregidora, en Querétaro; así como el Rally Acapulco, de Metepec, Estado de México, al puerto de Acapulco, Guerrero, para recibir los trofeos que los acreditan como campeones de novatos, a la dupla de Juan Carlos Utrilla y Emilio Velázquez.

El Calín participó durante tres años en el rallismo de velocidad, en los que el piloto Juan Carlos Utrilla tuvo a su lado derecho al navegante Emilio Velázquez, quien de manera esporádica dejó ese asiento, al que subieron como como copilotos los oaxaqueños Jorge Dávila, Antonio Ferman y Alejandro Pérez.

Y fue así como a inicios del Siglo 20 y aún sin la existencia del Rally Sierra Juárez, que el Calín les legó la adrenalina por el rallismo de velocidad a varias tripulaciones oaxaqueñas, que años después comenzaron a participar en los Campeonatos Nacional y Regional de Rallies de Velocidad.