Mantente bella en casa 

Es momento de estar en casa conviviendo con la familia y contribuyendo al bienestar de la sociedad. Este tiempo de encierro puede generar en muchas personas, sin embargo, aburrimiento, depresión y otras patologías.

Una forma sencilla de estar ocupado es ocuparse de sí mismo, cuidándote desde el pelo hasta los pies, cosa que por el tiempo, muchas veces no realizamos. A continuación, la doctora Marimar Guerra, especialista en medicina genómica y antienvejecimiento de MEDAE, nos brinda sus aportaciones para salir avante de este suceso, luciendo en forma y plena.

Pelo

¿Hace cuánto que no exfolias tu cuero cabelludo? Sabías que guarda muchas impurezas que pueden tapar el folículo y causar debilitamiento y hasta caída del cabello. Hay shampoos y productos especiales para este fin en la farmacia, y puedes hacerlo dos veces a la semana si es graso y si es seco, cada 15 días.

Aprovecha para probar nuevos shampoos y acondicionadores ya que el pelo se acostumbra a los productos habituales. Es tiempo también de aplicar mascarillas y tratamientos de acondicionamiento a partir de elementos naturales y vegetales.

Rostro

Limpieza es la palabra en estos días, así que tu cara debe ser como un espejo. Utiliza un jabón suave para eliminar toxinas, sudor y restos de maquillaje. Después hay que aplicar una exfoliador dos veces a la semana para quitar células muertas. Luego, debes de aplicar un tónico o bálsamo y finalizar con una crema humectante y protector solar, aunque estés recluido en casa ya que la luz de la computadora también causa daño.

Atención especial a tus ojos, donde debes aplicar una crema especial para esta zona tan delicada.

Cuerpo

Hay que realizar una exfoliación en seco con un cepillo de cerdas naturales para dejar la piel limpia y que pueda respirar. Hazlo antes de bañarte siempre hacia arriba y con énfasis en zonas problemáticas o escondidas. Después, puedes hacer una exfoliación con productos especiales en el baño y terminar con una buena aplicación de una buena crema humectante. Pon atención en las zonas que requieren atención y que a veces, con las prisas, se olvidan, como los pies, las manos, los codos, las rodillas y el cuello.

Realiza una rutina de ejercicios simple y sencilla pero de manera habitual. Si no tienes equipo o lugar puedes dar una paseo en solitario muy de mañana o por las noches cuando no haya mucha gente.

Para la dieta

Ahora que tienes tiempo de organizarte, planeas tus menús con tiempo, y hazlo con tu pareja o familia. Prepara gran cantidad de verduras y estilos para que estén listos para comerse y evites la comida chatarra.

Piensa antes de comer, si estás aburrido o realmente tienes hambre. Mastica despacio y disfruta cada bocado. Rétate a tomar más agua y prueba esas infusiones que tienes guardadas en la alacena. Por postre, prefiere una rica fruta madura.

Arreglo personal

Es importante que sigas una rutina como si fueras a salir, ya que no hay peor cosas que pasarte todo el día sin bañar, cosa no recomendable por los médicos, y sin arreglarte. No tienes que esmerarte tanto, pero si es importante que te cambies cada día, que te pongas un poco de maquillaje y te peines. Esto influirá de manera muy positiva en tu ánimo en general.