Cierran refugio para mujeres violentadas en Oaxaca por cuarentena

Aunque desde el 2018 Oaxaca tiene Alerta de Violencia de Género, y pese al incremento de violencia contra las mujeres por el confinamiento en casa debido al CONVID-19, el refugio municipal que tendría que brindar resguardo, permanece cerrado.

“Esto es algo que nos preocupa y nos ocupa sobre todo en esta etapa de la pandemia en donde las mujeres que están en sus domicilios, viven mayor maltrato por parte de su pareja. Esto es algo que se está haciendo visible”, señaló la regidora de Derechos Humanos y Grupos Vulnerables del ayuntamiento de Oaxaca de Juárez, Mirna López Torres.

El inmueble construido en 2015 con una inversión federal de 8 millones de pesos, se encuentra en un litigio que hasta ahora no ha concluido. El proceso legal, desde antes de la contingencia sanitaria, había quedado paralizado. La regidora consideró que lo anterior es atribuible a la negligencia del consejero jurídico.

A través de la Red Internacional de Grupos de Organizaciones Mixtecos, el exdiputado federal y líder de comerciantes informales, Hugo Jarquín López, mantiene hasta este momento la posesión de las instalaciones a pesar de que el contrato de comodato venció el 31 de diciembre de 2018.

“Es un proceso desgastante porque la otra parte no se ha quedado sin promover, siguen buscando ganar el tiempo, lo que he insistido es en la recuperación inmediata del inmueble. El consejero jurídico no le ha dado una respuesta y pareciera que él viene pateando el bote. En dos ocasiones he pedido la comparecencia del mismo para que nos informe y hasta el día de hoy no ha pasado. Puedo atribuir negligencia por parte del consejero”, declaró.

Mientras que el exlegislador presuntamente de manera ilegal mantiene posesión del espacio, en las dos últimas semanas crecieron la denuncias por violencia de género. Del 20 de marzo hasta el 5 de abril se han atendido a 51 mujeres de las cuales 24 solicitaron el apoyo de manera telefónica y 27 de manera presencial. El acompañamiento brindado es psicológico, médico y legal, así, en el caso de resguardo, orientación para un plan de vida para poderse volver independientes.

En tanto, la Casa de Medio Camino (Camec), lugar habilitado como albergue para las mujeres en situación de violencia, está al 80% de su capacidad de camas.

“Es urgente la recuperación del refugio sobre todo hoy con el tema de la pandemia, con esta violencia que muchas mujeres están viviendo en sus hogares porque están viviendo de forma directa con su agresor”, indicó.

Recientemente la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres destinó un presupuesto especial para adquirir parte del equipamiento, “pero hay muchas cosas que todavía hacen falta”, expuso.

Al 80% de su capacidad 

la Casa de Medio Camino.