Critican "protagonismo" de edil en plena contingencia

SALINA CRUZ, Oaxaca.- Durante esta última semana se han intensificado las acciones del  ayuntamiento porteño para evitar una posible propagación del coronavirus en diversos espacios públicos y privados, con el fin de evitar aglomeraciones en las que pudiera propagarse con suma facilidad el virus.

Esto ha llevado a la autoridad a “encalar” el borde de las jardineras del Parque Independencia con la finalidad de que los visitantes no acudan a descansar a este lugar o a quedar de verse con sus conocidos, platicar o simplemente tomar un poco de fresco en alguna de las bancas en el propio borde de las jardineras.

Para este sábado, los bordes de las jardineras amanecieron “encalados”, trabajo que realizaron en la madrugada los funcionarios municipales y que tiene como objetivo que la gente que llega al parque Independencia no se siente en ellos, lo cual no ha funcionado del todo, pues durante la mañana acudieron decenas de personas, sobre todo, de la tercera edad como habitualmente lo hacen.

Lo anterior ha acarreado un sin número de problemas para los comerciantes en pequeño, visitantes y vecinos de este municipio que diariamente se concentran en el primer cuadro de la ciudad para comentar lo que acontece o resguardarse bajo la sombra de uno de los frondosos árboles, propios de la región del Istmo que hay en ese lugar.

Y es que el presidente municipal Juan Carlos Atecas Altamirano de forma personal ha exhortado a comerciantes, boleros y vecinos para que desalojen el parque central, o al menos guarden “Susana Distancia” para evitar contagio de COVID-19, lo que ha inconformado a varios de los ancianos que diariamente acuden a este sitio.

Carlos E., quien diariamente acude al parque a descansar por horas y que es un pescador que está desempleado actualmente, comentó que esto es una arbitrariedad o un exceso de parte del gobernante en turno, que no tiene porqué desalojarlos a ellos y a los comerciantes de pozole, boleros, dulceros y esquites, y demás que hay vendiendo mercancía en dicho lugar.

Por su parte, otro ciudadano originario de Veracruz, de nombre Luis, muy indignado señaló que él arribó a esta ciudad en 1983, y lo que está haciendo el presidente municipal es propio de alguien que no se deja asesorar y que muy en su papel de auténtico protagonismo alardea de saber lo que se debe hacer en una contingencia sanitaria.

Lo anterior lo han confirmado funcionarios municipales de primer nivel, ese afán de protagonismo que de forma implícita tiene el presidente y que lejos de ayudar ha polarizado a la autoridad por diversos motivos con comerciantes del mercado Ignacio Zaragoza, ambulantes, fijos y semifijos y demás sectores que constituyen el tejido comercial del puerto.