Liquidan a expersonal del Seguro Popular

De los 566 extrabajadores en Oaxaca que se contemplaba liquidar por la desaparición del Seguro Popular, 52 no acudieron por su finiquito. El ente liquidador reportó que al cierre del proceso sólo acudieron 514 que en conjunto recibieron 90 millones de pesos.

Un trabajador que por 15 años fue parte de las brigadas de afiliación recibió la liquidación más alta, 361 mil 749 pesos, que de acuerdo con la secretaria general del Sindicato Independiente de Trabajadores de Salud (SITSS), Carmen Noriega Aguedo, incluyó el salario del mes de enero de este año.

La desaparición del Seguro Popular se oficializó en octubre pasado dando paso al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), cuyas reglas de operación aún no se publican.

La protestas de los trabajadores en Oaxaca comenzaron incluso antes del cierre oficial del Régimen Estatal de Protección Social en Salud (REPSS) que se encargaba de la aplicación de 2 mil 200 millones de pesos del Seguro Popular y cerca de 566 trabajadores.

Como el Insabi no requiere afiliación de las personas sin seguridad social que pueden ser atendidas en las unidades médicas creadas para la población abierta, los 39 módulos de afiliación en Oaxaca dejaron de operar el 31 de diciembre pasado y el REPSS cerró sus puertas, pero el decreto de su desaparición se publicó hasta inicios de febrero.

Los extrabajadores, aglutinados en tres diferentes sindicatos, comenzaron a inconformarse, pero fue el SITSS el que desde el 12 de enero pasado se apostó en las tres principales oficinas de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO).

La protesta se mantuvo casi un mes y culminó una vez que se oficializó la desaparición del REPSS y acordó la creación de un ente liquidador compuesto por la Consejería Jurídica, los SSO y las Secretarías de Administración y Finanzas para ejercer 120 millones de pesos del Gobierno Federal.

Se aferran a recontratación

El proceso se reanudó el martes siguiente y concluyó una semana después; en caso de que otros extrabajadores quieran acceder a este derecho tendrá que ser después de que concluya la emergencia sanitaria.

El secretario general de la Sección 9 del Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores de Salud, Genaro Villalobos Sánchez, estimaba que 140 no aceptarían la liquidación, pero “la situación económica y la contingencia ha obligado a que muchos de ellos acudan” y sólo queden pendiente alrededor de 30 de sus afiliados que no quieren poner en riesgo su recontratación en el Insabi y la pérdida de su antigüedad.