Otra obra abandonada, en Santa Lucía del Camino

El pasado miércoles 25 de marzo, un grupo de vecinos de la colonia Guelatao, de Santa Lucía del Camino, activó un bloqueo con camiones de volteo en la avenida Lázaro Cárdenas (Camino Nacional). El objetivo, contó la señora Alberta, integrante del comité vecinal, era dialogar con la Secretaría de las Infraestructuras, la Secretaría de Finanzas o el gobernador del estado.

Los inconformes argumentaban que en su colonia, un asentamiento formado principalmente por calles privadas y con no más de dos kilómetros cuadrados de extensión territorial, hay trabajos de pavimentación y banquetas inconclusos. Tras un año, exigían reanudar y concluir la obra.

“Ya nada más falta el oficio, que nos lo entreguen y que retomen las labores porque supuestamente el presupuesto ya está, ya solo falta que Sinfra o finanzas nos den este documento y listo”, mencionó la señora Alberta aquel día.

Promesas incumplidas del edil

Sin embargo, para calmar un poco los ánimos y disolver el bloqueo, el presidente municipal de Santa Lucía, Dante Montaño Montero, acudió a mediar con los vecinos, a quienes llamó a negociar en el palacio municipal; tras reunirse, firmaron una minuta en la que el edil se comprometió a mandar, al día siguiente, camiones para retirar todo el escombro que quedó tras los trabajos inconclusos.

Corre ya el mes de abril y ni rastro de los camiones recolectores ni de las dependencias involucradas; si a esto sumamos la situación global por el coronavirus (COVID-19) que mandó a su casa a los empleados de gobierno, el panorama para los habitantes de la colonia Guelatao comienza a ser desesperante.

“Están banquetas sin terminar, incluso hay lugares en donde de plano no hay banqueta, pura tierra; en algunas esquinas dejaron tierra, piedras y todo el cascajo que salió de cuando abrieron el drenaje. El lugar se está volviendo un foco de infección, ha habido casos de dengue y seguimos en esas condiciones”, abundó la señora Alberta.

 

Exigen conclusión de la obra

Por su parte, Daniel, también miembro del comité vecinal, coincidió con la molestia de sus vecinos y, aunque no pudo participar en el bloqueo del pasado día 25 de marzo, se sumó a las exigencias en contra de las autoridades para que la obra se termine y explicó por qué se tomó la medida.

“A nosotros nos comentaban que esta obra era para que la terminaran prácticamente como en junio, en julio de 2019, antes de que llegara el evento de la Guelaguetza y la Feria del Mezcal, por eso se tomaron esas medidas de empezar ya con otro tipo de presión”, dijo.

Y manifestó que desde que comenzaron los trabajos, incluso hasta cuando el gobernador Alejandro Murat acudió a supervisar los avances de la obra, no había mucha voluntad por parte de la empresa por ejecutar la pavimentación.

“Medio parcharon y haz de cuenta que bajo presión, pues pavimentaron tres privada pero al final de cuentas no terminaron la obra y así estamos. Lo que sí, hicieron el drenaje, como tal, metieron la tubería nueva pero pues nos volvieron a dejar todo el escombro. Por eso yo digo, si de antemano sabes que no vas a terminar una obra, pues por lo menos tapas los hoyos donde destapaste, sellas lo que dañaste”, añadió.

 

Abandonan montones de grava

Cabe señalar que incluso la empresa constructora abandonó montones de grava en la zona, la cual fue utilizada por los vecinos, que organizaron un tequio, para rellenar los agujeros que quedaron tras los trabajos.

Hasta el momento, ninguna autoridad se ha acercado a los representantes de los vecinos para comunicarles el estatus de los trabajos ni si volverán a retomarse las labores, por lo que los habitantes prevén consecuencias derivadas de los trabajos inconclusos.

“No te miento, ahorita que están los aires bien fuertes, se hace una polvadera horrible, ya estamos hartos. Incluso por las condiciones de las banquetas desgraciadamente no puedes ni siquiera caminar… ahora imagínate cuando lleguen los tiempos de lluvias y si sigue así, no vamos a poder pasar porque esto se va a inundar”, lamentó Daniel.