Buscan preservar árboles históricos 

CIUDAD DE MÉXICO.- En un hecho sin precedentes en Latinoamérica, una ceiba de 450 años fue declarada patrimonio cultural.

Sucedió la semana pasada en Chiapa de Corzo, Chiapas, donde el Cabildo local votó unánimemente a favor de la protección, preservación, valorización y vigilancia de nueve árboles históricos, entre ellos la célebre Pochota, en el Centro del pueblo.

"(La declaratoria) sienta un precedente muy importante porque vamos a salvaguardar un patrimonio natural, vivo, y además esta vegetación es sagrada en el México antiguo. Tuvieron una gran sensibilidad en Chiapa de Corzo para llevar adelante esta declaratoria", asegura en entrevista Saúl Alcántara, titular del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), Capítulo México.

Y es que, desde 1972, la Ley Federal de Monumentos dejó fuera a las zonas típicas y bellezas naturales.
"Es urgente la salvaguardia y protección del arbolado histórico", añade el experto: "Es un antecedente que no existe desde la Ley sobre Protección y Conservación de Monumentos y Bellezas Naturales (de 1930)".

En apenas dos meses prosperó la declaratoria para La Pochota, ubicada junto a una pila bautismal del siglo 16.
El punto de acuerdo fue presentado por Carolina Concepción Toledo, Cuarta Regidora, y empujaron la declaratoria tanto Icomos como el Colectivo para la Salvaguardia de las Expresiones Originarias, encabezado por Roger Heli Díaz Guillén, además de la Alcaldía y la UAM Azcapotzalco.

En el documento se indica que un "árbol histórico" es aquel nativo o endémico que se distingue de los demás por su valor histórico, cultural, estético, singularidad, excepcionalidad en tamaño, forma estructural, color, antigüedad, así como por su carácter notable, dado su origen, edad o desarrollo que forma parte del paisaje cultural.

En la declaratoria, se establecen medidas urgentes de salvaguardia a partir de un proyecto que elaborará la UAM Azcapotzalco.

De acuerdo con Alcántara, a la centenaria ceiba, por ejemplo, habrá que retirarle el concreto debajo, una banqueta y las plantas que inhiben su toma de nutrientes y de agua.

También se buscará proteger a la vecina Pochotita, de 180 años de edad.

En un reglamento correspondiente se fijarán las sanciones para quien agreda a los árboles históricos. Ya una vez La Pochota, por ejemplo, fue incendiada. Y se prevé la creación de la figura de Custodio del Patrimonio Natural de Chiapa de Corzo para hacer valer las medidas.

"(A este árbol hay que) tratarlo como lo que es: un monumento vivo", indica Alcántara.

La declaratoria de Chiapa de Corzo es punta de lanza para que otros municipios chiapanecos sigan el ejemplo: San Cristóbal de las Casas y Comitán, así como otros estados de México.

Incluso, Alcántara tiene noticias de la Federación Internacional de Arquitectos Paisajistas (IFLA) que la iniciativa podría ser replicada en Argentina, Colombia y Uruguay.

EL TULE, CANDIDATO

El Árbol del Tule, en Oaxaca, no sólo es candidato a patrimonio cultural regional, sino que incluso cumple con las condiciones para ingresar a la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Desde hace 25 años, Alcántara planteó en una reunión internacional de Icomos-IFLA, organismo consultor de UNESCO, la pertinencia de incluir a este ahuehuete de más de 2 mil 200 años, según cronistas.

"Todavía no hay un árbol declarado Patrimonio Mundial", señala. "Sería (el Árbol del Tule) un candidato extraordinario".

El expediente debe ser presentado por el INAH, y se necesita de voluntad política.

"El principal actor sería el Gobernador de Oaxaca", dice Alcántara.