San Miguel Chimalapa "se encierra"

JUCHITÁN, Oaxaca.- Autoridades municipales y comunales de San Miguel Chimalapa acordaron establecer un retén para controlar la entrada y salida de la población, como una alternativa para evitar el contagio del COVID-19, que amenaza con seguir expandiéndose por todo el territorio oaxaqueño y del país.

En una reunión realizada el pasado lunes, las autoridades tomaron esta decisión como medida de precaución para evitar la propagación del brote del coronavirus, que el pasado fin de semana, ingresó a la fase dos de los tres escenarios epidemiológicos que se contemplan para la propagación del virus.

La autoridad municipal encabezada por el edil, Francisco Sánchez, junto con el personal del Centro de Salud, representantes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y agentes municipales de las comunidades de Los Limones, La Cieneguilla, Las Anonas y El Porvenir, tomaron esta medida preventiva ante la contingencia de esta pandemia.

Revelaron que, con el objetivo de salvaguardar la salud de los pobladores, a partir del pasado martes 31 de marzo, desde las 06:00 horas del día, se instaló un cerco sanitario que impedirá el acceso a toda persona ajena al municipio.

Explicaron que este cerco sanitario, instalado entre la agencia de La Venta y El Porvenir, estará funcionando las 24 horas del día y permanecerá habilitado hasta que la Autoridad Municipal lo considere pertinente, pues advierten que en cuestión de salud no bajarán la guardia.

Con esta acción se fortalece el comunicado emitido en días pasados en la cual se restringía el acceso al río Espíritu Santo a personas ajenas a nuestro municipio, de esta manera la Autoridad Municipal trabaja en coordinación con las instituciones de salud como medida preventiva ante la propagación del virus.

Ante esta situación, hicieron un llamado a las comunidades vecinas para que respeten esta ordenanza, que tiene el propósito de atender las recomendaciones de las autoridades de Salud.