Ingenieros mexicanos ofrecen fabricar respiradores artificiales en 15 días

Ante la emergencia causada por la pandemia de Covid-19 en México y la previsible escasez de ventiladores mecánicos para la atención de pacientes graves, emprendedores en Sonora y Nuevo León fabrican prototipos para la creación de estos insumos, los cuales podrían estar listos antes que los adquiridos por el Gobierno federal.

Uno de estos grupos es Resistencia Team México, el cual desarrolla un modelo basado en el trabajo del equipo español La Resistencia, con sede en Oviedo.

Su vocero, Sergio Zaragoza, anticipó a La Razón que en 15 días iniciarán las pruebas finales “para que liberemos los planos y el software y cualquier empresa con capacidad para fabricarlos pueda hacerlo”.

No se trata, dijo, de ventiladores caseros; sino de equipos muy sofisticados, aunque de libre acceso, que sólo pueden estar en hospitales y bajo constante supervisión médica.

“El Covid-19 entra en el cuerpo humano y comienza a atrapar alveólos, minando la capacidad pulmonar de las personas. Cuando un paciente se encuentra en estado crítico, el ventilador se convierte en la última línea de protección de su vida. Este respirador que desarrollamos es para pacientes en una etapa anterior; es decir, que tienen problemas respiratorios, pero todavía conservan un 50 o 30 por ciento de capacidad pulmonar”, señaló Zaragoza.

Este modelo, narró, se basa en el sistema Jackson Rees, quien modificó el circuito anestésico para introducir una conexión a una bolsa con escape para los gases exhalados por el paciente, ofreciendo oxigeno de forma constante y controlada, de acuerdo a las necesidades de cada persona; sin necesidad de que personal de salud bombee el mecanismo, pues este aparato se puede programar.

Puntualizó que trabajan desde el 22 de marzo y en nueve días prevén acabar, por lo que esta semana se pondrá a prueba con un simulador de pulmones y luego lo presentarán a autoridades para su aprobación.

Explicó que en este proceso los acompaña el gobierno de Sonora, que les brindó apoyos, además de que la empresa Mabe se acercó para ofrecerles los insumos para sus componentes electrónicos.

Añadió que este equipo tiene la capacidad de fabricar 100 aparatos en una semana, pero una empresa como Mabe podría reconvertir sus líneas de producción y acelerar ese proceso, porque nuestro país podría llegar a requerir hasta 300 mil de estos aparatos.

El prototipo de Resistencia Team que se someterá a pruebas finales en dos semanas.

Lo más importante, advirtió, es que tanto la Cofepris como la Secretaría de Economía, encargadas de las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) y las certificaciones de buenas prácticas, liberen trámites para que inicie la fabricación lo antes posible y estén en los hospitales a tiempo para cuando se dispare el número de pacientes que requieran una respiración asistida.

En Nuevo León, el ingeniero en Mecatrónica Jaime Saucedo de la Peña lanzó una convocatoria en Facebook el 22 de marzo para la creación de un prototipo de ventilador, pues se enteró de que en Italia y en China los enfermos se morían por la falta de respiradores artificiales.

A casi nueve días y con un equipo de ingenieros que se sumaron al proyecto, Saucedo está por presentar el equipo.

“Nos tardamos una semana en producirlo y el viernes lo presentamos para comenzar a realizar algunas pruebas y verificar su utilidad. El costo de la materia prima es de 60 mil pesos y en ese precio lo dejamos porque no queremos lucrar, sino ayudar”, dijo a este rotativo.

El experto aseguró que el material empleado es de primera calidad y su costo dependerá de las piezas que se utilizan, aunque consideró que éstos podrían bajar, por lo que busca proveedores mexicanos para abaratar precios.

Saucedo de la Peña afirmó que trabajan a marchas forzadas, pues sabe la emergencia que se avecina. Una sola persona, precisó, tarda una semana en crear el respirador, pero con mano de obra se hacen cientos en pocos días.

El siguiente paso sería buscar la aprobación de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios para hacer factible su uso.

El dato: Fundaciones chinas donaron a México un cargamento de 100 mil mascarillas, 50 mil nuevos kits de prueba para Covid-19 y 5 respiradores artificiales, el cual arribó al país ayer.

DESTACAN EFECTIVIDAD DE EQUIPOS

Antonio Lazcano, investigador de la UNAM, señaló que no tiene ninguna duda de que ”los jóvenes que han desarrollado este tipo de equipo tan sofisticado tendrán éxito. Si logran demostrar, con una asesoría médica, mecatrónica, etcétera, la viabilidad de su proyecto, resultaría irrelevante la resistencia del gobierno a su iniciativa. Nuevamente la sociedad civil rebasa por la izquierda a sus autoridades, como sucedió en 1985”.

Reconoció que los ventiladores que desarrollan expertos mexicanos son efectivos para el tratamiento de los enfermos, y representan un importante avance.

Ayer, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell avaló la iniciativa de mexicanos para la creación de prototipos.

“Necesitamos resolver esto pronto y mándenos a cualquier persona que tenga un prototipo”, indicó.