Registro Civil, sin bodas ni divorcios

La contingencia sanitaria derivada del COVID-19 suspendió 400 matrimonios en el estado de Oaxaca correspondientes al periodo del 23 de marzo, inicio de la etapa de Sana Distancia, hasta el 30 de abril que, por ahora, abarca el lapso de confinamiento en casa marcado por el gobierno federal.

Lo mismo ha ocurrido con los trámites para la solicitud de divorcios. En ambos casos, se reanudarán hasta que se levanten las restricciones sanitarias.

Por considerarse sustanciales, las únicas dos gestiones que se mantendrán en servicio son las relativas a registros de nacimiento y de defunciones en las 142 oficialías del estado de Oaxaca, precisó el Director General del Registro Civil, Cristian Hernández Fuentes.

“Hay ciudadanos que inclusive tenía sus bodas y banquetes pagados, pero nosotros estamos haciéndoles conciencia, diciéndoles que esto no es un tema de índole individual o personal, simplemente es para cuidarlos y cuidar a la sociedad. Muchos lo toman de muy buena manera, pero en otros casos, por ejemplo, en el Istmo de Tehuantepec nos exigían realizar la boda porque tenían todo pagado. Nosotros somos muy respetuosos de este proceso atípico y queremos cuidar a la sociedad”, indicó.

Del universo de 1 mil 300 trabajadores del estado de Oaxaca, un 15 por ciento se mantiene haciendo guardia el registro de menores de edad para salvaguardar su derecho a la identidad sin el cual se violenta también su derecho al acceso a la salud y otros servicios fundamentales.

Es así que, tan sólo del 23 de marzo al viernes 27 de marzo tuvieron 400 registros de menores de edad los cuales se hicieron en las oficialías con el seguimiento de protocolos estrictos de acceso, es decir el ingreso sólo al padre, la madre y dos testigos únicamente.

“Simplificamos en mucho el servicio para no aglomerar a la gente en las oficinas. Afortunadamente lo están atendiendo muy bien los usuarios “, declaró.

Por ahora la fecha de suspensión de bodas y divorcios, así como corrección de datos de actas de nacimiento, o cambios de nombre, es el 30 de abril, pero si las autoridades sanitarias extienden la contingencia, el Registro Civil tendrá que acatarlo.