Primera muerte por COVID-19 en Oaxaca

Un hombre de 44 años con antecedentes de diabetes mellitus y complicaciones renales se convirtió anoche en el primer deceso confirmado en la entidad por COVID-19 y el número 28 en el país.

El fallecimiento ocurrió la noche del domingo en el Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca tras presentar taquicardia y complicaciones respiratorias, pero fue confirmado hasta ayer.

El paciente nunca llegó al Hospital de la Mujer y el Niño Oaxaqueño, sin inaugurar en San Bartolo Coyotepec y que desde el 16 de marzo el gobernador Alejandro Murat anunció que fue habilitado para recibir a pacientes de COVID-19.

Junto a éste nosocomio otros dos inconclusos, uno en Tlaxiaco y otro en Juchitán, así como uno dentro del Penal de Tanivet se anunciaron el 24 de marzo pasado como la infraestructura hospitalaria para hacer frente a la pandemia en Oaxaca.

Los Servicios de Salud de Oaxaca informaron que el fallecimiento asociado a COVID-19 corresponde a un hombre originario de la región de Valles Centrales que comenzó con los síntomas el jueves 26 y al día siguiente se atendió con un médico particular que notificó el caso sospechoso, lo que permitió que el Laboratorio Estatal de Salud Pública (LESP) realizara la prueba.

En el comunicado de la dependencia se asegura que el Laboratorio Estatal notificó el resultado como positivo a COVID-19, pero no aportó mayores detalles.

Al cierre de esta edición el titular de los Servicios de Salud de Oaxaca, Donato Casas Escamilla, no aceptó hacer declaración alguna.

En la tabla de casos confirmados que anoche publicó la Dirección General de Epidemiología, de los 14 casos confirmados en Oaxaca el único que concuerda con la edad y la fecha de inicio de síntomas es el caso número mil 2, dado a conocer el domingo junto con el de una mujer de 52 años.

Según ese documento oficial, la persona fallecida llegó a la entidad el 15 de marzo procedente de un viaje de Estados Unidos.

Al respecto el gobernador Alejandro Murat no había emitido ninguna postura ni condolencias al cierre de esta edición.

Lo único que el mandatario dio a conocer fue una reunión en la Octava Zona Militar por la presentación del Plan DN-III sin que se informaran acciones específicas o aclarara el desmentido de autoridades de la Secretaría de Defensa Nacional sobre el Hospital de Especialidades en Juchitán de Zaragoza que no se puede utilizar para la contingencia porque carece de servicios.

Crecimiento acelerado

La cifra nacional de casos confirmados ascendió a mil 94 casos y en Oaxaca se mantuvo en 14, como se reportó desde el domingo por la noche.

Lo único que aumentó fue la cifra de los casos sospechosos que se elevaron de 25 a 30.

Además de Oaxaca las entidades que han reportado su primera defunción por COVID-19 son Hidalgo y San Luis Potosí reportan dos cada una, en tanto entidades como Coahuila, Durango, Estado de México, Michoacán, Morelos, Puebla, Querétaro, Quintana Roo y Veracruz.

La Ciudad de México con 8 defunciones es la que más muertes por esta nueva enfermedad reporta, seguida de Jalisco y Sinaloa con tres cada una.

Emergencia sanitaria

En la conferencia de este lunes, las autoridades de salud federal admitieron que el país se encuentra en una fase de ascenso rápido de casos de COVID-19.

Fue el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien dio a conocer que el Consejo de Salubridad General determinó declarar una emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor.

Las clases escolares, suspendidas desde el 23 de marzo no se reanudarán antes del 30 de abril, plazo otorgado también para las actividades no esenciales de los sectores públicos y privados.

“Esta emergencia sanitaria no quiere decir un estado de excepción que implique un toque de queda o desabasto, sino que permite una mayor efectividad en la coordinación intergubernamental y todos los sectores”, precisó el subsecretario de Prevención y Promoción de Salud del Gobierno Federal, Hugo López Gatell.

“Los contagios de hoy se van a manifestar en 14 días. Y para la fase tres se espera una gran carga de la enfermedad”, advirtió en la conferencia de prensa de anoche.

Como lo ha hecho con anterioridad, insistió que “por amplio o modificado que sea” ningún sistema de salud tendría la capacidad de recibir a todas las personas enfermas si llegan por decenas de miles, además de que ya hay brotes entre personal de salud, entre estos en una Clínica del IMSS en Monclova, Coahuila.