Peligra venta de artesanía de palma

Giovanna MartínezGiovanna Martínez

Familias enteras que recorren varias horas de camino y que en años anteriores han llegado a la Central de Abasto para comercializar las palmas que se utilizarán para el Domingo de Ramos, temen por las nulas ventas ante la suspensión de actividades religiosas.

Originarias de Yutanduchi de Guerrero, una comunidad enclavada en la región de la Mixteca, hombres, mujeres y niños se trasladan a esta zona comercial o a las iglesias para poder vender sus artesanías.

De acuerdo con el itinerario de otros años, el transporte parte de su comunidad durante la  madrugada y cuatro horas más tarde se instalan en la calle de Mercaderes, en espera de que como todos los años, vendan sus artesanías de palma.

Dolorosa incertidumbre

Esposas, campesinos e hijos comercializan la artesanía de palma y su principal competencia son aquellos que se localizan más cerca del centro de la ciudad; aún así, no pierden la esperanza de lograr unas buenas ganancias.

Pero ante el llamado de las autoridades de evitar aglomeraciones, y el anuncio de parte de la Arquidiócesis de Oaxaca de suspender los actos religiosos en los diferentes templos e iglesias, los artesanos de palma avizoran nulas ventas para el Domingo de Ramos. 

Faustina asegura que se han venido preparando para la temporada desde hace varios días, pero ahora desconocen qué va a suceder con ellos, pues mientras por un lado las autoridades les dicen que no salgan, por otro tienen la necesidad de vender y poder llevar sustento a sus familias. 

La temporada de Semana Santa es cuando más ventas tienen, pues las personas siempre llegan a la Central de Abasto por su palma para llevarla a bendecir, pero existe una incertidumbre, pues a una semana, no saben qué van a hacer. 

“Yo sí voy a ir a vender”

El señor José es originario de la comunidad de Teococuilco de Marcos Pérez en la Sierra Norte, de oficio campesino, vía telefónica aseguró que se instalará en la Central de Abasto, como todos los años. 

Asegura que está preparado para la fecha y ha acudido a la pradera para cortar el Maguey Cucharilla, con el que elabora las coronas que se utilizan en los viernes de dolores.

Es campesino y aprovecha estas temporadas para comercializar sus artesanías elaboradas sobre una base de madera con clavos; él asegura que viaja, pues su familia se queda en su comunidad.

“No puedo quedarme acá, tengo que salir a vender”, dice.

Añade que cada año la competencia se hace mayor y cada vez los espacios en Mercaderes de la Central de Abasto están peleados. Cree que si ellos no van, alguien más aprovechará las ventas. 

Sustento familiar 

Manuel Avendaño es originario de Santa Catarina Ixtepeji, asegura que cada temporada de Semana Santa acude a vender flores de laurel, palma, poleo y romero para los altares.

Conoce la situación que se está viviendo por el COVID-19, pero asegura que él no puede quedarse en casa, pues su situación lo obliga a salir a buscar el sustento para su familia. 

Detalla que si no es en la Central de Abasto, buscará en las comunidades poder comercializar sus productos, pues sabe que las personas de los pueblos no se detienen y son católicos fervientes que llevan a cabo las tradiciones como de costumbre. 

Domingo de Ramos 

El Domingo de Ramos es aquel en el que los cristianos celebran la entrada triunfal de Jesús de Nazaret en Jerusalén, aclamado por la multitud, días antes de su pasión, muerte  y resurrección, según narran los cuatro evangelios canónicos.

Los tejedores de palma y de popotillo de trigo, concurren cada año con tres días de anticipación y se asientan en las afueras de la Catedral, así como Santo Domingo de Guzmán y la iglesia de La Soledad, principalmente.

A una semana de la fecha, las ventas peligran con la pandemia de coronavirus que ha obligado a algunos oaxaqueños a quedarse en casa. Por su parte, la Arquidiócesis de Antequera Oaxaca, anunció la suspensión de todas las celebraciones religiosas, incluyendo las de Semana Santa; aunque los templos permanecerán abiertos, se recomienda tomar las medidas de salud necesarias.