La evolución del coronavirus en Oaxaca

40 días después de su aparición en Wuhan, China, el COVID-19 encendió las alertas sanitarias en Oaxaca el 13 de febrero, cuando se reportó el primer caso sospechoso de coronavirus.

Una mujer de 60 años que volvió el 4 de febrero volvió de un viaje por tres ciudades chinas acudió al Hospital Militar de Zona en Ixcotel.

Esa noche ese era el único caso en investigación en el país, los otros 15 que habían reportado en siete estados estaban descartados.

El 15 de febrero este caso se descartó, el estudio que procesó el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE).

Oaxaca ingresó al mapa de entidades con casos confirmados 30 días después, cuando el 14 de marzo se confirmaron los primeros dos casos en una mujer de 30 años con antecedente de viaje a España y en un hombre de 62 años que volvió de Estados Unidos.

Alerta por escuelas

Desde esa fecha los casos confirmados se centraron en la región de Valles Centrales y su tratamiento fue domiciliario, sin requerir hospitalización.

Ese mismo sábado la Secretaría de Educación Pública (SEP) había determinado adelantar dos semanas de vacaciones e iniciar una suspensión de clases a partir del 23 de marzo.

Como si se tratara de una tregua, durante siete días no se confirmó ningún caso más en Oaxaca hasta el domingo 22 de marzo, un hombre de 22 años que volvió de la Ciudad de México y tuvo contacto con una persona enferma por COVID-19 dio positivo a la prueba.

Salvo el martes 24 de marzo, a partir de ese día se han confirmado al menos un caso por día y en dos casos hasta tres.

Para ese 22 de marzo la enfermedad iniciaba con una racha ascendente, aunque ya se habían acumulado 34 notificaciones por probable COVID-19, pero el 88 por ciento estaban descartadas.

Además de los tres casos confirmados sólo uno se mantenía en estudio.

Contacto con infectados

El lunes 23 de marzo vino una nueva confirmación de un caso positivo, una mujer de 34 años que volvió de un viaje al extranjero.

El miércoles 25 el problema epidemiológico se hacía más extenso con tres nuevas confirmaciones en un mismo día, todos en mujeres, una de 16, otra de 21 y una tercera de 62 años sin antecedente de viaje al extranjero.

La balanza de los siete casos se inclinaba hacia quienes enfermaban por contacto con otro paciente positivo, ya que sólo tres eran importados, es decir personas que sí tuvieron una estancia fuera del país.

Hace cuatro días, el jueves 26 se notificó el octavo caso en un hombre de 56 años que a pesar de haber viajado al extranjero comenzó con síntomas el 20 de marzo.

El viernes 27 una nueva confirmación de 3 casos incrementó a once los casos de COVID-19, una mujer de 20 años y otra de 41 años, así como un hombre de 36 años.

De los tres sólo uno tenía antecedente de viaje al extranjero, el cuarto de los once confirmados. De los once casos, los primeros dos lograron el alta médica.

El sábado Oaxaca no estuvo exento de las confirmaciones en el país, una mujer de 56 años con antecedente de viaje a Canadá y Estados Unidos dio positivo a la prueba.

Ayer una mujer de 52 años con antecedente de viaje a Perú y un hombre de 44 años que estuvo en Estados Unidos, dieron positivo a la prueba de COVID-19.

Ninguna otra región que Valles Centrales reporta aún algún caso confirmado de un nuevo padecimiento que en el país ha ocasionado 20 decesos y en total 993 casos en las 32 entidades del país.