Reactivar economía, un rescate profundo

“Hemos construido un paquete de estímulos económicos y fiscales pensando en la economía familiar”, dijo el gobernador Alejandro Murat Hinojosa en un video publicado en sus redes sociales el pasado miércoles 18 de marzo, tras una reunión con miembros del sector empresarial del estado.

Previo a esa reunión y a ese mensaje, publicó otro video en el que también anunció “un conjunto de acciones que permitan a las pequeñas y medianas empresas y a la población más vulnerable, hacer frente a los efectos económicos relacionados con el COVID-19”. En este mensaje, informó de cuatro medidas.

Sin embargo, algunos micro, pequeños y medianos empresarios aseguran no haber recibido alguna notificación por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT), la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) o el gobierno del estado. Incluso, dijeron desconocer la existencia de ese apoyo.

Sin orientación

“No, hasta el momento no (hemos recibido orientación para acceder a algún estímulo fiscal), de hecho yo ni sabía que habían anunciado eso. Ojalá nos vinieran a explicar o ahora que vayamos, cuando nos toque el pago, nos orienten para ver cómo le vamos a hacer porque sí está canijo esto y cualquier ayudita es buena”, aseguró el señor Marco Antonio, pequeño empresario textil.

Y es que en el sector privado las cosas han ido cada vez peor desde que se anunció el brote de coronavirus (COVID-19), pues las medidas anunciadas por las autoridades para evitar algún contagio o propagación, no han hecho más que mermar las finanzas de la ciudadanía en general.

“Pues desde que salió esto, como que todo se vino pa’ abajo, está muy floja la venta; ve, casi no hay gente, muchos compañeros cerraron y por miedo o por lo que sea, pues no abren sus locales. Es una cadena porque muchos de nosotros tenemos gente trabajando, ayudándonos y ahora sí que perdemos todos”, dijo.

Por otra parte, también hay quienes piensan que pese a que las intenciones del gobierno de ayudar son buenas, se requiere mayor difusión de las medidas, apoyos y estímulos; entre el sector empresarial que vive al día pues, aseguran, la situación es más difícil de lo que parece.

“Ahora sí que tiene que ser de raíz ¿no? Para rescatar esto que se ve muy jodido, se va a necesitar un rescate profundo ¿no?, porque no basta con que nos quiten pagos o nos hagan descuentos, hay muchos de nosotros empresarios que no cumplimos con lo que dijo el gobernador y ¿entonces? ¿a nosotros quién nos ayuda?”, manifestó Alejandro, pequeño empresario zapatero.

Solo palabras

“Vamos a apoyar a través del impuesto a la nómina el segundo bimestre de este año haciendo un descuento de hasta 50 por ciento a las empresas afectadas. Apoyaremos también a través del impuesto al hospedaje hasta el 100 por ciento el segundo bimestre de este año. Evaluaremos cómo se desempeña esta contingencia en el tercero y cuarto bimestre y se podrían ampliar los beneficios. Estaremos generando a través del crédito que nos permitió y autorizó el congreso del estado, de más de 3,500 millones, la activación de la economía a través de más de 100 obras de infraestructura que generarán empleo e inyectarán recursos a la economía oaxaqueña”, fue el mensaje del gobernador en uno de sus videos.

Pese a las alentadoras cifras y el optimista panorama que el mandatario estatal expone, los empresarios, que sufren el día a día con la baja en las ventas y con la falta de clientes, dudan de que esa ‘ayuda’ los beneficie.