COVID-19 no hace mella en la fe

TEHUANTEPEC, Oaxaca.- El 90 por ciento de las iglesias católicas, distribuidas en los diferentes barrios de Tehuantepec, permanecen abiertas en los horarios acostumbrados para sus celebraciones religiosas de los Viernes de Cuaresma.

Las iglesias permanecen abiertas porque es una oportunidad de encontrarse con el Señor Jesús, en estos momentos apremiantes por la presencia de la pandemia del coronavirus.

Durante la homilía de los jueves de sanación en la iglesia de el Sagrario, el sacerdote Ángel Solís, además del sermón acostumbrado, expuso algunas medidas sanitarias para evitar el contagio del COVID-19 entre sus fieles.

Pide en sus ceremonias religiosas se atiendan estrictamente todas las indicaciones de precaución que han dado las autoridades de salud para contener la propagación del virus.

La mayoría de las iglesias permanecen abiertas durante la contingencia; las únicas que permanecen cerradas son San Jerónimo, Vixhana y San Sebastián, principalmente, debido a la gravedad de sus daños.

Participar en alguna celebración religiosa durante la Cuaresma representa un riesgo para los devotos, pero ni así dejan pasar la tradición de los Viernes de Cuaresma.

Este viernes, en el barrio Jalisco se llevó a cabo el Quinto Viernes de Cuaresma.

Autoridades municipales se justifican al mostrar su respeto hacia las expresiones culturales y de realizar una labor de concientización y de información a los ciudadanos.

Durante los Viernes de Cuaresma, que anteceden a la Semana Santa, se recomienda seguir los protocolos de seguridad para resguardar la salud de las familias.

Las iglesias evangélicas también permanecen abiertas, aunque no es mayoría, siendo los encuentros dominicales donde hay mayor concentración de personas, pero no supera en número de fieles de una congregación católica.

En estas congregaciones, los asistentes toman ciertas medidas como no saludar de mano, mantener cierta distancia, entre otras, con el fin de evitar el contagio del COVID-19.