Se dispara el precio del huevo

JUCHITÁN, Oaxaca.- En medio del caos que se ha generado debido a la contingencia sanitaria por el coronavirus, amas de casa están inconformes por la escalada de precios que han sufrido, en general, los productos de la canasta básica.

Denunciaron que todo aquello que se expende en los mercados públicos de la ciudad ha subido de precio, a lo que los locatarios argumentan que los proveedores de frutas, verduras y los abarrotes, son quienes han subido los precios, viéndose obligados a incrementarlo al público.

El aumento al precio del huevo, que pasó de 70 a 90 pesos el casiller, al igual que otros productos, registrado en las últimas semanas es a consecuencia de los precios altos que están manejando los proveedores, aseguró el administrador del mercado 5 de Septiembre, José Alfredo Martínez Santiago.

Sostuvo que la mayoría de lo que se vende en este lugar, lo traen de otros estados, y son los proveedores los que han subido los precios de sus productos con el argumento de los robos de mercancía en las carreteras, por las heladas o la temporada de estiaje que ocasiona la escasez de muchos alimentos.

Señaló que la caja con 360 huevos está costando mil pesos; mientras que el azúcar, el arroz y el frijol, son otros productos que también han subido de precio, situación que también le preocupa pues las ventas están cayendo, debido a la recomendación de las autoridades de Salud de parar todo para evitar la propagación del COVID-19.

En los almacenes los huevos han desparecido y se venden en las pequeñas tiendas a precios más altos, algunos establecimientos ofertan el casillero a 75 o 85 pesos, pero en otros lugares está costando 90 pesos.

Dueños de tiendas de abarrotes informaron que apenas en una semana una caja de huevos les costaba 600 pesos y ahora la caja ha aumentado en un 38 por ciento y sólo se les suministran sólo dos cajas, por eso también la escasez.

Con el aumento ya no se pueden vender los huevos por pieza con los estándares de precios anterior que antes se vendían 8 piezas a 20 pesos y 4 por 10 pesos, porque el casillero ha aumentando en casi 25 pesos mas.

Comerciantes, vendedores de comida, y otros servicios han reportado una baja en su ventas por la contingencia, la gente se reserva y ya no quiere comprar o salir a gastar.

Martínez Santiago dijo que se avecina un gran golpe a la economía de todas las familias, que pese a que el gobierno federal todavía no lo reconoce, impactará seriamente a todos, lo que podría “disparar” los hechos delictivos.

“Mientras seguimos de manera normal; si más adelante se presenta un mayor problema cerraremos, por ahora seguiremos recibiendo al público de manera normal”.

Este centro de abastos, reinaugurado hace casi un año, está funcionando en un horario de 7 de la mañana a 6 de la tarde, y por ahora no hay planes para cerrarlo, salvo una orden de las autoridades sanitarias y municipales.