Igual moriríamos en nuestro país

Con 95 personas en su interior, el albergue Hermanos en el Camino ubicado en Ciudad Ixtepec, Oaxaca, determinó que lo mejor para evitar riesgos de contagio por COVID-19, sería dejar de recibir grupos de migrantes los cuales, si bien en menor cantidad, continúan fluyendo con rumbo a Estados Unidos.

“Su respuesta cuando les preguntamos por qué se arriesgan, se nos hace muy dura: de todas maneras, vamos a morir en nuestros países porque somos hostigados por las maras. Si no salgo de allá me van a matar de todas maneras. Contagiarse de COVID-19 es para ellos y ellas un mal menor comparado con lo que enfrentan en sus países”, explica Lorena Hernández Jiménez, encargada del albergue fundado en 2007.

El endurecimiento de la frontera sur -señala- no les permite regresar a su tierra, aunque el retorno tampoco es una opción que busquen tomar quienes se quedaron varados en México en medio de la contingencia sanitaria.

Llegar a Estados Unidos, es para la población centroamericana indocumentada el único objetivo, aunque en ello se les vaya la salud o la vida misma, pues en el trayecto corren el riesgo de ser infectados con coronavirus o captados por grupos de la delincuencia organizada.

“Aquí ahora mismo tenemos gente de Centroamérica, pero también de Bangladesh, Nepal y de la India. Hay algunas que ya han salido y se han encontrado con una situación muy dura pues han sido secuestrados por el crimen organizado, regresaron pidieron refugio y aquí están esperando volver a salir. Otros, se quedan un día, dos días y caminan hacia el norte, su meta, su fin es llegar a estados Unidos”, refiere.

Toman medidas por coronavirus

Desde que fue fundado el albergue, el flujo de personas migrantes ha sido constante. Cerca de 20 mil personas se refugian ahí al año.

Hasta el momento, las autoridades de la localidad no les han restringido brindar asilo como una medida sanitaria para evitar riesgo de contagios, pero sí tomar algunas medidas para que no haya un brote por la cantidad de personas.

Así, para entrar al comedor lo realizan en turnos y se deben sentar con una distancia de metro y medio. Previendo que en algún momento se presentara un caso, habilitaron una habitación de aislamiento.

Actualmente hay cuatro familias las que se encuentran en el lugar y el resto en su mayoría son hombres que viajan en solitario.

A las nuevas personas que llegan se les está solicitando una constancia médica en la se especifique que no presenta síntomas de COVID-19, además de una revisión extra de la doctora en el lugar.

En Oaxaca, durante la primera semana de la fase dos de contingencia se han detectado siete casos positivos de coronavirus, de éstos ninguno en la zona del Istmo de Tehuantepec, sitio en donde se ubica el albergue Hermanos en el Camino, fundado por el sacerdote Alejando Solalinde Guerra.