Coronavirus pone en jaque a inmobiliarias

El brote de COVID-19 ha impactado a todos los sectores a nivel mundial y el de la vivienda no podía quedar exento. Derivado de la pandemia, emitieron recomendaciones para mantenerse en aislamiento, lo que ha provocado que la gente que buscaba una casa, desista en su intento.

“Ha sido una cascada de acontecimientos económicamente hablando muy perjudiciales, han bajado el consumo y la demanda”, aseguró José Natividad Robles, agente inmobiliario con más de 10 años de experiencia en Oaxaca.

“El mercado ya estaba muy contraído y había un porcentaje muy bajo de ventas. Ahorita lo que se ha elevado es el no poder vender, es decir, si tú vendías, vamos a decir una casa de un millón de pesos, en dos meses, ahorita te está llevando cuatro meses hacerlo”, dijo.

Y es que los tres niveles de gobierno emitieron recomendaciones a la población para evitar una propagación o contagio del nuevo virus; una de ellas era el aislamiento, situación que ha impactado directamente en el bolsillo de los oaxaqueños.

“Las ventas han bajado considerablemente, ahorita nos está pegando porque antes me hacían cuatro o cinco llamadas al día, ahora sólo una o dos, pues todo el mundo está recluido, todo mundo se ha ido a otro lado, están guardando su dinero para prevenir una crisis derivada de esto”, afirmó el señor Robles.

Incluso, pese a que recientemente la delegación Oaxaca del Infonavit anunció que se comenzarán a otorgar créditos para construir y comprar vivienda en ejidos, la situación no ha cambiado, pues el desequilibrio financiero que impera en la entidad se agudiza día con día.

“Antes esta fue una industria muy productiva, actualmente está en quiebra”, dice, pues “muchos venden y pocos compran, y los que compran no tienen la capacidad como para adquirir lo que necesitan, hay un desequilibrio total”.

De acuerdo con Natividad Robles, hasta ahora no han recibido información por parte del gobierno acerca de algún subsidio, programa o estímulo fiscal para sobrellevar la crisis, pues asegura que al sector de la vivienda le afecta sobremanera debido al esquema de comisiones con el que trabajan.