Diablitos, ordeña de luz por necesidad

Erick RíosErick Ríos

“Pues yo creo por necesidad, por la situación de ahorrarte un poco del gasto y en aquel entonces dijimos que nomás sería un tiempo en lo que la situación pasaba y el negocio comenzaba a darnos para comer… ya pasaron casi nueve años”, comenta una locataria de la zona del Mercado de Abasto, a quien por seguridad llamaremos Sonia. Esto, respecto a la pregunta de si su instalación de luz estaba regularizada.

Para que la ciudadanía pueda acceder al suministro de electricidad, en México la empresa encargada de brindar ese servicio es la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que solicita a todos sus clientes equipo especializado y certificado por la firma, para que el servicio pueda tener garantías.

Sin embargo, a muchas personas pagar el costo de ese equipo para realizar la instalación, el cual contempla una mufa, una caja o switch, pastillas, cables y demás, representa una inversión que descompensa su bolsillo. Ante esa situación, muchos optan por caer en la ilegalidad y recurren a los llamados diablitos.

Cables de grueso calibre

Estas conexiones no son más que cables de grueso calibre conectados directamente a los cables que sí están regularizados y suministran energía. La necesidad, contó Sonia, es el principal móvil que los lleva a la ordeña de la luz.

“Y no solo aquí, aquí hay varios, no le voy a contar quién, pero la mayoría estamos colgados a la luz directo; imagínese si un día hay un incendio o explota un transformador… pues todos nos quedamos sin luz, pero eso es consecuencia de estar así, de irnos por lo fácil”, reconoce.

Por otra parte, ciudadanos que bimestre tras bimestre acuden puntualmente a cumplir con su deber de pago, señalan que la Comisión debería implementar un programa de regularización a pequeños comercios para ponerlos en orden sin afectar su economía, pues, de lo contrario, dicen, el problema de los diablitos seguirá existiendo.

“Cuántos postes no vemos retacados de cables y cables… hasta nidos de pájaros hay; es una cosa que ya hasta se ve feo pues. Se debe regular el suministro, el abasto de luz, y ver quiénes están irregulares para, entonces sí, hacerles la invitación a poner su instalación, a que acudan a pagar mes con mes y que estén en ley”, mencionó don Pablo, quien, asegura, en su casa tiene su instalación certificada.

Urge "ordenar ese cablerío"

“Yo hasta eso no pago mucho, no más de 200 pesos, creo, y la verdad, pues no se me hace tanto. Yo creo que la gente que tiene su diablito, pues sí estaría bien que se regularice y pague; no es mucho y así aportan también porque al final es dinero que va al gobierno, es parte de lo que tenemos que pagar como impuestos”.

Y, dijo, espera que “la Comisión ayude a ordenar todo ese cablerío, porque a veces, creo yo, es hasta por temor de quedarse ahí pegado que la gente no quita sus diablitos. Y si la Comisión no ayuda, pues así va a seguir esto”.

Cabe señalar que en Oaxaca de Juárez, en el primer cuadro de la ciudad, el suministro de luz eléctrica llega hasta cada instalación a través de cableado subterráneo, por lo que el riesgo de algún colapso en postes es nulo.