Cierre de espacios cinematográficos provoca crisis

Los integrantes de la Comunidad de Exhibición Cinematográfica (Cedecine) -presente en los 32 estados de la República Mexicana-, manifestaron que es inminente la necesidad de suspender sus actividades de manera indefinida, como una medida de seguridad para nuestros públicos y para la sociedad mexicana en general; ello, ante la situación de contingencia que representa para la salud pública por la presencia en nuestro país del coronavirus COVID19. 

A través de un comunicado manifestaron que los proyectos de exhibición, cineclubes, salas y espacios independientes, comunitarios y autogestivos que conforman Cedecine pararán sus actividades, hasta nuevo aviso, lo cual pone en jaque la continuidad de estos espacios. 

“Estas medidas representan una amenaza que pone en riesgo la continuidad de muchos proyectos y espacios, particularmente aquellos que dependen de sus funciones y actividades paralelas para sostenerse”.

Desvela contingencia precariedades laborales

“Lo que sucede, nos coloca en una necesidad de visibilizar la precariedad laboral en la que nos encontramos quienes nos dedicamos a la gestión y promoción cultural, la exhibición independiente y el cine en general, quienes ante una contingencia como la que vivimos, nos enfrentamos a una potencialización del riesgo al no tener acceso, en la gran mayoría de los casos, a sueldos fijos, seguridad social y servicios médicos propios y para nuestras familias”.

Los firmantes son media centena de directores de espacios de exhibición en todo el país, entre los que se encuentran: Isabel Rojas, directora de OaxacaCine; Tlatoani Ortíz López, de Cinema Cuervo; Paola Morales, de El lugar que habitamos Muestra de cine y radio comunitaria en Mesoamérica; Óscar Sánchez, de Gestor cinematográfico; Guadalupe Blanco, de CineClub Nahndiá; Damián D. Martínez Vásquez, de Cine Mixe et ääw  y el equipo de Cine Too, todos ellos, gestores de espacios que operan en el estado de Oaxaca. 

“La incertidumbre es grande, la paciencia debe ser del mismo tamaño, ya que no sabemos cuánto tiempo tardaremos en salir del estado de emergencia en el que nos encontramos; sin embargo, tenemos conciencia de que será necesario el apoyo de nuestros públicos, instituciones públicas y empresas privadas, para poder recuperarnos del impacto económico que esta situación generará en nuestras realidades”, anticipan.

Es necesario recordar que los proyectos de exhibición independientes representan una de las no pocas, pero sí muy descobijadas iniciativas en nuestro país, que buscan diversificar los contenidos cinematográficos, que fortalecen lazos comunitarios y promueven la incidencia social a partir del cine. Son los espacios en donde se detonan los diálogos que buscan las películas, por lo que su importancia en la formación de nuevas audiencias y en la recomposición del tejido social tiene un valor incalculable.

Gestores y promotores de estos espacios informan que están trabajando en el diseño de acciones y propuestas para abrazarse como comunidad y apoyar a los proyectos integrantes más vulnerables en este contexto. En los próximos días darán a conocer su plan de acción y las formas en las que desde las posibilidades de cada quien, se puedan unir para sumar esfuerzos.

Asimismo, hacen un  llamado a las autoridades de Cultura y de Cinematografía en todos los niveles de gobierno de todas las entidades de la República, a que sean considerados en la coordinación y previsión de acciones que garanticen sus derechos culturales y promuevan mecanismos de apoyo para este sector que se encuentra tremendamente desprotegido.