Cerrarán mercado de la Villa de Etla

A la mayoría de pequeños comerciantes del mercado municipal Porfirio Díaz, en la Villa de Etla, la restricción de sus actividades les llegó de golpe.

Tuvieron hasta las 21:00 horas de ayer para sacar pertenencias y mercancía porque sus locales permanecerán cerrados al menos hasta el domingo, como medida de prevención de contagios de COVID-19.

El anuncio se dio la noche del lunes en medio de una aglomeración de comerciantes que saturaron la presidencia municipal encabezada por Elías Roberto Mendoza Pérez, quien aseguró que la feria y todas las festividades por el Quinto Viernes, esperada para este 28 de marzo, también se suspenden.

Don Santos, quien a sus 92 años vive de nervios en su casa si no acude al menos unas horas a su miscelánea Villa Hermosa, en el interior del mercado la Villa Etla, sabe bien que cada quinto viernes de cuaresma representa la oportunidad de “una venta preciosa” para los comerciantes, principal actividad en una población que se ubica a 17 kilómetros de la Ciudad de Oaxaca.

Expender en su casa, la alternativa

El anuncio del cierre del mercado, aún sin un documento oficial, se propagó de boca en boca y a través de las redes sociales, disparando las ventas en algunos casos como si fuera la de un día de plaza de un miércoles de hace diez años, como lo estimó Carlos Enrique.

Carlos es el nieto de Don Santos y se negó a dejar morir la actividad comercial que instauró su bisabuelo Julio, quien fundó la tienda más antigua del mercado y en la población.

Como sabe que aún no hay suspensión de actividades para las dos tiendas de autoservicio, en una carpeta color paja improvisó un letrero anunciando que a partir de este miércoles expenderán productos de primera necesidad en su casa.

Lizbeth Luna, quien lleva 20 años vendiendo carne de cerdo y res cada miércoles y domingo afuera del mercado, no recuerda un cierre parecido.

La medida agrava la precaria venta que había resentido la ausencia de clientela porque la gente dejó de salir de su casa.

Como desconocía de la decisión de la autoridad municipal, la preparación de 180 kilos de carne cruda está lista y si no logran colocarla mediante la venta en su domicilio o por teléfono, perderán al menos 25 mil pesos.

Llevarse toda la variedad de flores que este martes recibió Griselda en su negocio e improvisar su venta en casa es también una medida que adoptará para evitar pérdidas.

“Lo que vendo puede considerarse un lujo, pero hay quien busca un arreglo de flores y dejarlo aquí en el puesto significa que se echará a perder”, expresó mientras su esposo y ella se afanaban en juntar su mercancía.

Pero no todas las personas que dan vida al mercado de Etla viven en la población.

Hay mujeres de poblaciones circunvecinas como Mazaltepec que comercializan aquí tortillas grandes y gruesas que se conocen como tlayudas o como Edith, a quien su clientela tendría que buscar en Reyes, a unos minutos de Etla.