Ataque de yihadistas nigerianos en Chad deja al menos 92 soldados muertos

VanguardiaVanguardia

Yamena.- Al menos 92 soldados murieron y 47 resultaron heridos ayer en un atentado del grupo yihadista nigeriano Boko Haram contra un campamento del Ejército de Chad, que repelió el ataque, confirmó hoy el presidente de este país, Idriss Déby.

Boko Haram lanzó una ofensiva a primera hora del lunes contra un campamento del Ejercito chadiano en la zona semi-insular de Boma situada en la provincia del Lago Chad (oeste), fronteriza con Nigeria, a unos cien kilómetros de la capital regional de Bol.

"Es allí, en esta isla maldita, donde perdimos a 92 de nuestros soldados, suboficiales y oficiales", afirmó Déby en un mensaje dirigido a la nación, sin precisar el número de bajas entre los terroristas.

Los 47 soldados uniformados heridos fueron evacuados a Yamena, la capital del país centroafricano, y se les colocó bajo "cuidados intensivos", indicó el jefe del Estado, que hoy visitó la zona de Boma para inspeccionar sobre el terreno la situación.

Déby subrayó que "es la primera vez" que tiene constancia de un ataque de Boko Haram en el que el país haya perdido "a tantos hombres".

Este lunes, fuentes militares habían asegurado a Efe que al menos 26 terroristas, nueve soldados y cinco civiles murieron en el atentado, si bien el Gobierno fue hoy cuando se pronunció oficialmente sobre el suceso.

Desde principios de 2020, Boko Haram ha intensificado sus ataques contra las fuerzas de seguridad chadianas. El pasado día 21, un enfrentamiento similar dejó 16 muertos del grupo terrorista y cinco del Ejército chadiano.

Boko Haram, organización originaria de Nigeria, opera en los países vecinos fronterizos con la cuenca del lago Chad: Chad (donde comenzó sus ataques en 2015), Camerún, Níger y Nigeria.

El grupo fue creado en 2002 en la localidad de Maiduguri (noreste de Nigeria) por el líder espiritual Mohameh Yusuf para denunciar el abandono del norte del país por las autoridades.

En aquel momento efectuaba ataques contra la Policía nigeriana, al representar al Estado, pero desde que Yusuf fue abatido por agentes en 2009 el grupo se radicalizó más.

Desde entonces, el noreste de Nigeria está sumido en un estado de violencia provocado por Boko Haram que busca imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur.

Durante su sangrienta campaña, el grupo ha asesinado a unas 270 mil personas y ha causado cerca de dos millones de desplazados, según la ONU.