Reta Juchitán al coronavirus 

JUCHITÁN, Oaxaca.- El centro de la ciudad de Juchitán parece no perder su vitalidad; las medidas recomendadas para evitar la propagación de coronavirus, como la llamada Sana Distancia, poco se han notado y la gente continúa realizando sus actividades diarias en aparente relajamiento.

Mientras, por un lado, existen comunidades enteras que prefieren cerrar los accesos de sus poblaciones, con el propósito de evitar el ingreso de posibles personas contagiadas con el COVID-19, la vida en esa comunidad zapoteca sigue igual.

En el primer cuadro de la ciudad, considerada el centro comercial del Istmo, las cosas no se ven muy diferentes a un día normal y continúa el trajín de la gente que acude a realizar sus compras.

El mercado publico “5 de Septiembre” sigue abierto en su horario normal; mientras que, en las calles aledañas, donde se desarrolla la venta de ropa, frutas, flores y otros productos más, se ve a la gente caminando, y en su mayoría sin cubrebocas.

El llamado hecho por las autoridades municipales, para que los comerciantes, empresarios y prestadores de servicios sigan con rigurosidad el plan de contención, ha provocado también una serie de inquietudes y dudas.

“Por un lado las autoridades de Salud nos recomendaron separar las mesas a más de dos metros, usar cubrebocas y gel antibacterial, entre otras medidas; pero, por otro lado, otras autoridades nos piden cerrar temporalmente y eso nos confunde”, señaló el empresario restaurantero, Pablo Sánchez.

Asegura que, como él, muchos empresarios más también se prepararon para el periodo vacacional de la Semana Santa, adquiriendo en mayor volumen los insumos y otros productos más que utiliza para la preparación de alimentos en su restaurante de mariscos y carnes.

La regidora de Hacienda del gobierno de la ciudad, Ana Gabriela Nicolás Vera, pidió no confundir la invitación que hacen las autoridades pues dijo que el tema del coronavirus no es un juego, ya que está afectando a miles de personas.

“Se requiere de la cooperación de todos; es importante que todos estos espacios se cierren temporalmente, aunque lo hagan de manera paulatina […] quizá más adelante ya no sea un exhorto, sino que tengamos que ir personalmente a cerrar los negocios”.

Remarcó que este llamado no solo es para bares, cantinas y restaurantes, también cines, gimnasios y hasta líneas de autobuses y salones de fiestas, estos últimos utilizados con frecuencia por la sociedad juchiteca, muy dada a las celebraciones.