Migrantes oaxaqueños, en crisis por COVID

“Es una pesadilla la que estoy viviendo, quiero despertar, ver el horizonte y que salga el sol”, señala Iván Vásquez, un joven migrante, empresario restaurantero de origen oaxaqueño que habita en Los Ángeles California, Estados Unidos. Hoy forma parte de los empresarios afectados por el Covid 19.

Iván Vásquez llegó a los 15 años de edad al vecino país del norte, como todos en busca del sueño americano. Después de trabajar por varios años como mesero, reunió el dinero suficiente. En 2013 fundó Madre Oaxaca Restaurant en el Oeste de Los Ángeles y después una sucursal en Torrence ubicado en el mismo condado. Madre, es considerado el restaurante con la selección más grande de mezcal en Estados Unidos.

Sin embargo, en medio de la contingencia sanitaria, en menos de una semana tuvo que recortar a 50 trabajadores de uno de sus establecimientos y 14 en el otro. Actualmente sobrevive con el permiso que cuenta para venta de comida de entrega a domicilio.

“No sabemos qué va a pasar con la renta, mandé una carta a los dos dueños, pero no ha habido una respuesta. Ni el estado ni del gobierno federal han dicho cómo va a ayudar a las pequeñas empresas como nosotros. Hoy cumplimos una semana sin ingresos, estamos a la intemperie porque no sabemos qué va a pasar”, explica.

Hasta este momento -señala- el gobierno encabezado por Donald Trump anunció la entrega de fondos de ayuda dirigidos hacia las grandes empresas como son las aerolíneas, pero no a las pequeñas, las cuales constituyen el principal motor de la economía.

Desde el pasado 19 de marzo el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, puso en marcha la política “Safer At Home” o “Más seguro en casa” para combatir el coronavirus Covid-19. La medida consiste en prevenir el contagio de la enfermedad con el cierre todos los negocios no esenciales y prohibiendo las reuniones.

“Si esto se alarga cuatro semanas, muchos restaurantes vamos a quedar fuera, no vamos a poder regresar porque es como volver a abrir un restaurante nuevo, cumplir con todas las normas estatales y federales. Si no viene una ayuda fiscal, no podremos salir, pero el Estado no ha dicho nada”, expuso.

En toda la historia -señaló- el sector empresarial no había vivido una crisis económica como la que actualmente existe, incluso no es comparable con la recesión derivada de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

“En ese entonces yo todavía no tenía mis restaurantes, pero trabajaba en uno, se vino la recesión, pero la recuperación fue rápida. Ahorita no sabemos cuál va a ser el daño”, concluyó.