CONSULTORIO DEL ALMA: CUENTA CONMIGO| El coronavirus

En el artículo anterior mencioné tres acciones psíquicas que influirán en la postura que el individuo adopte en situaciones de emergencia como la que hoy vivimos con el nuevo coronavirus (COVID-19): la desmemoria, la ignorancia y la pereza, que se amalgaman al estado afectivo y moral.

Estructuras vs memoria

En la vida cotidiana, estas acciones psíquicas se comportan de manera parecida a los virus cuyo genoma está compuesto por Ácido Desoxirribonucleico (ADN). La parte central del ADN se compone de la desoxirribosa (azúcar), el nucleico (el ácido formado por el fosfato) y la base nitrogenada. El ADN almacena la información genética, por eso los virus de este tipo, una vez que entran al organismo permanecen en él, como el caso del Herpes simple, el cual emerge y causa síntomas en situaciones específicas; debido a la baja de defensas provocada por deshidratación, resultado principalmente de enfermedades estomacales, respiratorias, exceso de ejercicio, desvelos u otro tipo de excesos.

Cabe destacar que el COVID-19 no es del tipo ADN, su estructura molecular contiene ácido ribonucleico de cadena sencilla, por tanto no se replica usando ADN; es decir, en sí mismo no tiene memoria, por eso nuestro sistema inmunológico tiene la aptitud de combatirlo, pues al poder traducirlo y su capacidad de guardar información (memoria), crea anticuerpos (defensas).

La memoria

La información anterior sólo es para destacar la importancia de la memoria, función a nivel molecular fundamental en la supervivencia de todos los seres vivos, incluyendo los virus.

A nivel psíquico, la memoria ocupa igual importancia de la misma manera que en la biología; dicha información solo puede extraerse utilizando métodos y mecanismos específicos; el hecho de que no se tenga acceso a ella o no se perciba a simple vista, no implica que no esté actuando de manera permanente.

Es en la memoria donde se encuentra el registro del proceso de cómo el individuo se relacionó con el mundo; es decir, la manera en que recibió los estímulos y las respuestas a ellos, así como la forma en que introyectó ese mundo.

Los padres en la memoria

Cuando hago mención del mundo, me refiero a todo cuanto rodea al individuo, sólo que habrá elementos de ese mundo más relevantes que otros. En este caso, los que toman tal lugar son la madre, el padre o los encargados de la crianza del niño; pero no sólo la función y las tareas del cuidado que estos procuran al niño serán definitorias en la respuesta que éste tendrá hacia ellos (el mundo), pues la de mayor fuerza, es la manera en que el niño introyecta la función (de los padres) y las tareas del cuidado.

La función de la madre y el padre es orientar al hijo en el mundo, el cual obedece a normas. Ahora bien, si tomáramos que dicha función tendría que estar comandada por la prevalencia de lo que dio origen a la civilización (la prohibición), nos daríamos cuenta que en muchos casos esto no se cumple, pues eventualmente entra en oposición con una finalidad primordial del ser humano, evitar el displacer y obtener la mayor ganancia de placer; esto lo lleva permanentemente a modificar el mundo de acuerdo a su conveniencia.

El choque de la prohibición con ese empuje es lo que decanta en cada individuo la respuesta que tiene en situaciones como la desatada por el COVID-19; en otras palabras, la respuesta del individuo será una réplica de respuestas anteriores u originarias.

Ejemplo: una indicación, distintas respuestas

Las acciones emprendidas por el gobierno federal ante la pandemia del coronavirus han provocado distintas respuestas, desde la aceptación, pasando por la negación, hasta el rechazo categórico. Si rastreamos la respuesta en cada individuo, no será difícil encontrar situaciones en las que se comporta de la misma manera.

Es de todos conocido el rechazo que la figura de autoridad puede despertar, pues el individuo en algún momento de la vida lo ha experimentado; de dicho rechazo y la manera en que se vivió, queda registro en la memoria; si en la vida del individuo se conjugan otros elementos (vivencias), dicho rechazo se fija en una disposición psíquica ante determinadas situaciones. Algunos se preguntarán, ¿Por qué no abordar también la aceptación?, en estos casos, lo que complicaría el escenario ante la pandemia del COVID-19 es el rechazo de la autoridad; a lo que replicarán muchos -pero la misma consecuencia se tendría con la aceptación ciega- lo que tendría buen fundamento, y por otro lado a nivel anímico obedece a las mismas leyes de la memoria.

Por ello es importante que en estos momentos, el individuo tome conciencia de la situación, independientemente de estar de acuerdo o no con la autoridad que en este caso la representa el Presidente de la República y no dejarse llevar por la tríada antes mencionada al momento de tomar decisiones respecto a la información e indicaciones.

Una de tantas leyes: reconocer la fuerza del mundo 

No entregarse a la desmemoria, a la ignorancia y a la pereza, es someterse al precepto de la autoconservación. Si tomamos como supuesto que en todo individuo se encuentra el instinto de autoconservación, ¿qué es lo que lleva al ser humano a adoptar medidas que se contraponen a conservar su integridad física y psíquica? ¿Por qué incluso pareciera buscan lo contrario, no solo en lo individual?

Continuará…

¿Quieres saber más? Pide informes y ¡Hazte escuchar por un psicoanalista del INEIP A.C.!
Escúchanos los viernes a las diez de la mañana por Radiounivas y a las cuatro de la tarde por el 91.5 FM Radio Universidad de Oaxaca, donde ahondamos más sobre estos temas.
Síguenos en Facebook: Instituto de Estudios e Investigación Psicoanalítica A.C.-INEIP o llámanos al 951 244 70 06 / 951 285 39 21.