Martha Toledo Mar y su música: un regalo al mundo

Abrir el nuevo disco de la cantautora Martha Toledo Mar es abrirse a la vida, darle un sí a la existencia y agradecer por el aquí y ahora. Después de siete años de trabajo y búsqueda, la entrega de este álbum doble es un regalo al mundo. En 27 canciones se redondea el viaje sanador de una mujer zapoteca, a quien esta obra musical le significó una suerte de terapia, de hallazgo y de reconciliación. "Estoy viva" no solo es un encuentro, es un decreto de certezas.

“Tras el rumor de las olas, oigo un susurro de estrellas. La luna llena brilla en el mar y tu voz, amor, pronuncia mi nombre. Quiero gritar, ¡estoy viva!, ¡estoy viva! Aquí y ahora, ¡estoy viva!” canta en el tema que compuso y que da nombre a este álbum. 

El viaje musical se divide en Mar, (Nisado’) y Colibrí (Biulú), cada disco con 13 temas, aunque el segundo con la infaltable ñapa, para hacer 14 temas. La pluma de la cantautora es el hilo conductor por su imaginario musical al que invitó a: Javier Hernández, como productor y director artístico; Marcela Taboada hizo las fotografías y la ilustración es de Manuel Molina. Los discos fueron grabados y mezclados en Estudio Uno, por Nicolás Mino. 

En palabras del antropólogo José Antonio Mac Gregor, “Estoy viva es una obra que lleva a la audiencia por atmósferas que dan cuenta de la diversidad, profundidad, capacidad descriptiva y complejidad del pensamiento de Martha. Uno puede recorrer los mercados de su pueblos, plazas, templos y calles, para ver a su gente que canta, reza, sueña, ama, besa, agradece, sufre, ríe, comparte el tequio, respeta a sus mayores y da gracias a la vida en diidxazá, porque Violeta la compuso en todos los idiomas”.

Un llamado a la sociedad: construir una cultura de paz

En entrevista, la cantautora diidxazá sostiene que está usando deliberadamente el recurso de la música para mandar un gran mensaje de amor, paz y reconciliación. “Todo el material, las 27 canciones de los dos discos, tienen la intención de ayudar a la construcción de una cultura de paz”. 

La numerología está presente, no solo en el lapso que transcurrió de la concepción del proyecto musical a la materialización del mismo. El número siete, siete años tomó concretar este álbum, que contiene dos discos, de 13 temas cada uno. “Sí, tanto el siete como el 13 son números importantes. El 13 para los ancestros era el fin del ciclo. El siete es cabalístico”. 

El disco uno de "Estoy viva" está dedicado a la mar, de emociones, de pensamientos, de liberaciones. En 13 temas en los que incluye la emblemática canción de Violeta Parra, Gracias a la vida, Martha le apostó al homenajear a la folclorista chilena, con Diuxquixe guendanabani (Gracias a la vida), traducida por Irma Pineda. 

Otra de las emblemáticas canciones que incluyó fue el poema que, durante la guerra civil española, le escribió José Agustín Goytisolo, a su hija Julia y que más tarde el cantautor vasco, Paco Ibáñez, musicalizó. Palabras para Julia es el tema que decidió grabar: “A mis 17 años, esta fue una canción muy importante para mí, me sostuvo, por eso la incluí”. 

En el disco dos, Colibrí (Biulú), Martha Toledo Mar entrega 13 temas más la ñapa, Yo soy es el regalo. En este escucharán desde un poema del Popol Vuh que ella misma musicalizó, hasta la colaboración que hizo con Adriana Pérez Guerrero, en La cumbia del perdón; su canción a la Virgen de Juquila; una pieza titulada El tequio, del trovador y sociólogo serrano, Jaime Luna y su versión de Son calenda. 

“Imágenes llenas de ternura, erotismo, frescura, devoción y emoción aparecen una y otra vez en cada canción. Desde nuestra más remota matriz ritual, pasando por el son istmeño, bolero, son cubano, flamenco, trova, banda tradicional, bossa nova, vals, reggae, cumbia, salsa y canciones fuertemente arraigadas a nuestra tercera raíz de origen africano, hasta experimentar con el lenguaje más complejo de la música popular, el jazz”, remata José Antonio Mac Gregor.

"¡Estoy Viva!" está disponible a través de la página: https://www.marthatoledomar.com/, con la plataforma cdbaby. Una banda sonora con un mensaje más vigente que nunca y necesario para esos días.