Taxistas abusivos

Una  mujer vivió los peores momentos de su vida -según una publicación difundida en las redes sociales- y en la cual menciona que un taxista de la agrupación CATEM se negaba a bajarla.

La  mujer pidió ayuda de una amiga que le atravesó el vehículo para detenerlo en la avenida Símbolos Patrios, y el agente del Ministerio Público se negó a recibir su denuncia penal al indicar que no hubo secuestro, robo o algún otro delito.

Por ello, en la red social menciona que “para que el agente del Ministerio Público le reciba la denuncia debe estar muerta”.

Eran a las 20:30 horas del sábado cuando la mujer tomó un taxi frente a una tienda ubicada en la avenida Símbolos Patrios esquina con avenida Universidad, con destino a la población de San Agustín de las Juntas.

La afectada le dijo al taxista que iba a bajar en la estación de servicio de San Agustín de las Juntas, pero después el chofer le dijo que estaban en la gasolinera del Aeropuerto.

La dama le comenta a su amiga que ya lo esperaba y por lo cual le sugirió que regresaba en la misma unidad de motor.

Al circular frente a un vivero se comunicó  con su amiga, a quien le dijo si  era el lugar indicado y en ese  momento le dijo al taxista que iba a bajar.

El conductor le indica que es doble viaje por ser ida y regreso, lo cual arrojó la cantidad de 20 pesos.

Mientras la pasajera buscaba el dinero, el taxista decidió imprimir mayor velocidad, por lo cual la mujer intentó salir y abrió la puerta.

En su narración menciona que decidió grabar al taxista, quien al percatarse, le quitó el teléfono y lo arrojó por una ventana.

Pero en ese momento su amiga que lo iba a buscar, ubicó el taxi de la agrupación CATEM y por lo cual atravesó su unidad de motor.

El taxista insultó a la otra mujer y después le aventó el automóvil y se dio a la fuga.

La afectada acudió al municipio de Ánimas Trujano, donde le indicaron que debería de acudir ante un agente del Ministerio Público en la calle de Arista.

Tras esperar durante dos horas, fue atendida y al final le dijeron que no procedería la denuncia penal porque no hubo secuestro, no hubo robo, porque el taxista aventó el teléfono, por lo cual no procedía para iniciar una carpeta de investigación.

La mujer desesperada, a través de su amiga buscó difundirlo en las redes sociales con la fotografía del taxi de la agrupación CATEM del sitio de Ánimas Trujano.