"Duele cancelar misas": Arzobispo

Octavio Vélez AscencioOctavio Vélez Ascencio

La suspensión de las misas ordinarias y las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa con la presencia de fieles, para prevenir el contagio del coronavirus, fue una determinación difícil, por la gran fe del pueblo en el Señor, aseguró ayer el arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos.

“Nos ha dolido mucho, por esa gran fe del pueblo, porque la eucaristía es el centro de su vida”, asentó.

Durante la homilía de la misa dominical, celebrada en el Oratorio del Arzobispado, el mitrado sostuvo que los recintos sagrados son demasiado importantes en la vida de los fieles, pero también es fundamental cumplir las disposiciones sanitarias con obediencia y docilidad.

 “Lo hemos hecho porque tenemos que cuidarnos unos a otros, ustedes y yo, tenemos que cuidarnos todos”, anotó.

Por eso, destacó que los fieles necesitan estar en su casa y vivir en cuarentena, alejados de la calle, porque la salud está por encima de todo.

“Es por la salud personal del uno y del otro, hay que hacerlo”, anotó.

Sería triste y lamentable –asentó–, no haber hecho algo y lamentarse mañana como se lamentan otros pueblos y otras naciones, por no haberse cuidado en su momento.

“Más de uno piensa hasta hoy que el coronavirus es un invento, que no va a pasar nada, pero la decisión se hizo pensando en que debemos cuidarnos, para que no nos pase lo mismo”, recalcó.

Subrayó que muchos cuestionan la decisión de suspender las misas ordinarias y las celebraciones litúrgicas, porque supuestamente no tenemos fe, ni confiamos en Dios.

“Dicen que tomamos medidas equivocadas, respetamos su punto de vista, tienen toda la libertad de opinar así, pero nosotros creemos que hemos lo más conveniente”, añadió.

De esta manera, pidió a los fieles hacer el sacrificio y quedarse en casa para hacer su vida ordinaria el tiempo necesario, porque vale la pena cuidar la salud.

“Hagamos el sacrificio, ¿cuánto tiempo?, no lo sé decir, ni los encargados de la salud, pero es necesario hacerlo”, asentó.

El pastor religioso también rogó a Dios sus bendiciones en favor de todos los fieles de Oaxaca y en México, para que la pandemia no cause mucho dolor y mucha muerte.

“Se lo pido a Nuestro Señor desde lo más profundo de nuestro corazón”, finalizó.