Venustiano Carranza se proclama presidente de México 

El 11 de marzo de 1917, Venustiano Carranza toma protesta para la presidencia de México, luego de convocar a la celebración de un Congreso Constituyente en Querétaro del que emanaría la Constitución, ese año.

Su papel fue decisivo para determinar la redacción de nuestra Carta Magna que aún rige al México moderno.

Vino al mundo en Cuatro Ciénegas, Coahuila, en 1859, y murió en Tlaxcalantongo, Puebla, 1920.

A partir de 1887 comenzó su carrera política en Coahuila.

Primero fue elegido presidente municipal de su natal Cuatro Ciénegas, después diputado local, senador y gobernador de Coahuila.

En 1910 estalló la Revolución Mexicana y se unió a Francisco I. Madero, quien para 1911 convocó a elecciones y resultó electo presidente del país; éste a su vez nombró al coahuilense ministro de Guerra y Marina. 

Tras la decena trágica, la traición y ejecución de Madero a manos de su general Victoriano Huerta, y que dicho militar se autodenominara presidente, Carranza proclamó el Plan de Guadalupe (marzo de 1913) donde desconocía el gobierno del usurpador erigiéndose en Primer Jefe del Ejército Constitucionalista. 

Promovió la creación del Partido Liberal Constitucionalista, integrado por los sectores militar y político.

El propósito era dar legalidad y legitimidad al triunfo de Carranza en las elecciones presidenciales por venir.

Carranza proponía la obediencia a la Constitución y pugnó por devolver el orden a la nación.

En medio de su combate a Victoriano Huerta, obtuvo el apoyo de los líderes revolucionarios Álvaro Obregón, Pablo González y Pancho Villa, pero también la oposición de Emiliano Zapata, en el sur.

En 1914, el gobierno estadounidense invadió México en respuesta a la incursión de Francisco Villa en Columbus, Nuevo México, donde buscaba armas para abastecerse. 

Invasión de EU

Carranza pactó con Estados Unidos para evitar una guerra y adelantar la salida del ejército. En tanto, sus fuerzas constitucionalistas acorralaron a Huerta hasta hacerlo renunciar a la presidencia en julio de ese año.

El 31 de enero de 1917, los diputados del Congreso Constituyente protestaron cumplir la nueva Constitución, la cual se promulgó el 5 de febrero. Un día después, Carranza convocó a elecciones generales para el segundo domingo de marzo siguiente, las que se realizaron en toda la república con excepción de Morelos, dominado por los zapatistas. Carranza fue postulado por el Partido Liberal Constitucionalista y ganó con 797,305 votos las elecciones presidenciales para el periodo 1917-1920, imponiéndose en la contienda a los generales Pablo González, que obtuvo 11,615 votos, y Álvaro Obregón que logró 4,008.

De este modo, Carranza asumió el cargo el 1 de mayo para el periodo de 1917 a 1920. Una vez en el poder, integrantes de su partido disolvieron el ejército federal y lo sustituyeron con el surgido de la revolución. 

Gobierno de Carranza 

Durante su gobierno organizó tres tipos de ejércitos: El cuerpo de ejército del noroeste, dirigido por el general Álvaro Obregón. El cuerpo del ejército del norte, dirigido por el general de división Pablo González Garza, y la División del norte, dirigido por Francisco Villa. 

También reorganizó la administración y los poderes del país. En la Constitución de 1917 impulsó el artículo 123 que abordaba la relación obrero-patrón, el artículo 3° sobre la reforma en la educación y el 27° sobre las reformas agrarias.

También obtuvo beneficios económicos de Estados Unidos gracias al impulso de la inversión de compañías petroleras.

La caída

En 1920, durante la Convención de Aguascalientes, formada por diferentes partidos políticos, lo desconocieron como Presidente, anticipadamente, y nombraron a Eulalio Gutiérrez Ortiz como nuevo presidente provisional de México.

Cabe recordar que Carranza organizó las elecciones de ese año e intentó imponer al nuevo presidente, Ignacio Bonillas, quien era embajador de México en Estados Unidos, pero que obtuvo la menor cantidad de votos. Álvaro Obregón, que había ganado la elección, desconoció a Bonilla.

Grupos de revolucionarios, diputados y gobernadores se unieron a Obregón, lo mismo que las clases populares y el sector obrero que se sintió defraudado por el gobierno carrancista; a su vez, Estados Unidos se disgustó por su política exterior, lo que debilitó su gobierno.

El 7 de mayo siguiente, acompañado de un inmenso convoy, Carranza huyó de la capital por ferrocarril hacia Veracruz donde esperaba el apoyo del gobernador, Cándido Aguilar Vargas. En el trayecto fueron atacados por rebeldes que volaron las vías y tuvo que emprender el camino a caballo.

Finalmente, llegó a Tlaxcalantongo, Puebla, donde durante la madrugada fue emboscado por las fuerzas del general Rodolfo Herrero que lo asesinaron, el 21 de mayo de 1920.

Otra versión cuenta que al verse herido y perdido, se suicidó de un tiro en el pecho.