En el banquillo, CNA y Sinfra por presa

La Secretaría de Contraloría y Transparencia Gubernamental investiga a funcionarios de la Comisión Nacional del Agua (CNA) y la Secretaría de las Infraestructuras y el Ordenamiento Territorial Sustentable (Snfra), por supuestamente simular la compra de terrenos ejidales y la asignación directa del contrato para la construcción de la presa Paso Ancho, una obra que en la que se invirtieron 3 mil 341 millones de pesos y en 2014 se suspendió su construcción.

El contrato de la obra fue asignado a la empresa Tradeco SA de CV, que fue inhabilitada durante dos años y medio en la pasada administración federal para participar en contrataciones públicas y, sin embargo, pugnó para construir un rompeolas en el puerto de Salinas Cruz, Oaxaca, con una propuesta económica de 3 mil 498 millones de pesos, aunque la licitación finalmente fue declarada desierta.

En tanto el despacho encargado de adquirir los predios en donde se construiría la presa fue el Despacho O'Goorman, también con domicilio en la ciudad de México.

La investigación de la contraloría inició por una denuncia pública de desvío de recursos financieros en relación al proyecto y construcción de la presa y aunque se requirió a la CNA la documentación relativa al procedimiento de contratación e informe si se cumplió con el objeto del contrato o las causas por las que no se cumplió, no se ha remitido información alguna.

La secretaría estatal también requirió información sobre el tipo de recursos autorizados y diversa información necesaria para determinar si se realizó en específico alguna obra con el título denominado “Construcción de la Presa Paso Ancho”, toda vez que de la información recabada, hasta el momento no se cuenta con documentación e información específica relacionada con lo denunciado.

La denuncia fue presentada por hechos suscitados en el 1012 y 2013, aunque en abril del 2014 la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró las obras de la presa por incumplir con los estudios ambientales y hasta la fecha no se han reiniciado, por lo que miles de millones de pesos de recursos públicos están convertidos en tierra y escombro.

En 2013 la Profepa impuso una sanción económica de 271 mil pesos por incumplir con el estudio de impacto ambiental; y una sanción de 290 mil pesos por incumplir con el cambio de uso de suelo.

La presa

Un año después, la dependencia federal inició cuatro procedimientos administrativos contra la obra e impuso sancione económicas por 884 mil pesos, así como la siembra de seis mil 600 árboles en una superficie de seis hectáreas de terrenos forestales.

La Presa Paso Ancho fue uno de los 15 proyectos que formaron parte del Plan Platimun del gobierno estatal anterior, mismo que tenía como objetivo llevar agua a la capital del estado.

El proyecto contemplaba la construcción de una presa de almacenamiento de aproximadamente 60 metros de altura, que garantizara un caudal medio anual de 1.2 metros cúbicos por segundo y un acueducto de 106 kilómetros para abastecer de agua potable a la ciudad de Oaxaca y municipios conurbados, lo anterior previo fortalecimiento del organismo operador de la ciudad de Oaxaca.

La presa de almacenamiento Paso Ancho se localiza aguas abajo de la confluencia de los ríos Sola y Atoyac, en los límites territoriales de los municipios de San Vicente Coatlán, Villa Sola de Vega y Yogana, a 74 kilómetros al sur de la ciudad de Oaxaca.