Cejum atiende a mujeres violentadas

El Centro de Justicia para la Mujeres (Cejum) se creó para ayudar a las mujeres.

Fue creado en 2013 en Oaxaca y hasta diciembre del año pasado se han iniciado más de trece mil expedientes, informó la titular de la dependencia, Jashive Leticia Valencia de los Santos.

Estos centros son el resultado de una buena práctica donde se suman instancias de los tres órdenes de gobierno, donde la mayoría de los centros de justicia, dependen de las Fiscalías Generales de los estados.

Lo anterior, porque van de la mano con el trabajo de la instancia del Ministerio Público, el cual se le debe apoyar con todos los elementos para que realice un mejor trabajo.

“Las víctimas de violencia por razón de género reciben asistencia psicosocial. Merecen toda la atención, delicadeza en el trato, la sensibilidad, la confidencialidad, el profesionalismo, para realizar este trabajo”, apuntó.

Nuevo proyecto de vida

Con la asistencia que reciben, las mujeres pueden tener un nuevo proyecto de vida, lejos de un hombre violento.

“Nuestro trabajo va desde no normalizarla la violencia, hacérselos ver a ellas, que conozcan que están en un círculo de violencia, la gravedad de estar ahí”, agregó.

El hecho de que estén conscientes de que la violencia por razón de género es una escalada, nunca disminuye, “por lo que, si están con un violentador, se necesita mucho trabajo psicológico y con todas las herramientas de ella, los hijos, incluso del agresor”.

Salir de la agresión es romper una vida violenta y para ello, una víctima necesita de todos los servicios que el Cejum le proporciona techo de manera confidencial y gratuita las 24 horas de los 365 días del año.

En la actualidad se encuentran dos sedes del CEJUM en el estado, uno en la ciudad capital y otro en el Istmo de Tehuantepec, el cual próximamente entrará en función de manera normal.

Hasta el mes de diciembre del 2019, se habían iniciaron 13 mil 168 expedientes, “la apertura de expediente corresponde a cada persona, por lo que hemos atendido a ese número de usuarias a las cuales se les ha proporcionado 103 mil 536 servicios, lo cual es muchísimo, pero para que una víctima salga de una vida violenta eso necesita, de servicios integrales, secuenciales, gratuitos, que si en algún momento se desiste de una carpeta de investigación o deja de venir, insistimos con ella”.

Trato personalizado

La funcionaria aseguró que cada una de las pacientes tiene un trato personalizado y de seguimiento, para saber el porqué ya no acuden, cómo van los proyectos productivos en las que las inmiscuyen, lo cual es lo que hace la diferencia entre este  modelo de atención de Cejum con otras instancias de gobierno.

El modelo es muy concreto, apoyando siempre al Ministerio Público, “para saber qué es lo que necesita, aún cuando aquí trabajamos áreas en materia civil, familiar; una víctima de violencia que inicia una carpeta no solamente se queda con este tema penal, sino que tiene que venir una separación de cónyuges, un divorcio, la custodia, la pensión alimenticia, qué pasa con su proyecto de vida, no se puede detener”.

Por lo que, en el centro se encargan de darles a las víctimas, todos los elementos para un empoderamiento emocional, educativo, “ya está colaborando de manera muy cercana con nosotros el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) mediante una firma de convenio, donde el director está muy interesado en este programa”.

Lo anterior, para que todas las mujeres de infancia, adolescencia que llegan al Cejum y que dejaron truncos sus estudios, por este flagelo, o por embarazos que ya nos las dejaron seguir estudiando, puedan concluir los mismos.

Hasta ahora han firmado convenios con 13 instancias de gobierno para favorecer a las víctimas de violencia, “hace unos meses se sumó la Secretaría de Desarrollo Social y Humano (Sedesoh), específicamente con tres proyectos productivos sumamente interesantes y se encuentra próximo con la Dirección Estatal de Estadística (Digepo), para tener todos los recursos para seguir encauzando a las mujeres  a una vida libre de violencia”.

Señaló que es una tarea constante de los centros de justicia el hecho de que se vaya formando una red más grande de instituciones, ya que a mayor número de ellas más instancias comprometidas y de esa forma saldrán más rápido de la vida violenta”.

Son muchas las formas de violencia donde en el piso de todas se encuentra la psicológica, “la cual es a veces difícil de identificar, porque puede emanar, por ejemplo, desde el silencio, mismo que como forma de comunicación es devastadora para cualquier pareja y ser humano, porque si se le aplica la ley del hielo a una persona, seguramente se le va hacer sentir mal y si esa viene del padre de sus hijos, novio, marido, es terrible”.

Explicó que la violencia no siempre son los golpes, “puede ser conductista, aventar una puerta, un plato de comida, tratar con desprecio, hasta bloquearte en el celular, ahora en el tiempo de las redes, resulta que todos estamos muy al tanto de  esto y representa una violencia psicológica muy fuerte”.