Buscan familiares colaborar con FGE por desaparecidos

Familiares de los dos pobladores de San Miguel Cajonos, Álvaro Bernardo Reyes Cruz y Federico Cruz Morales, desaparecidos desde el 27 de diciembre del 2017, demandaron a la Fiscalía General del Estado (FGE) colaborar y coadyuvar con la Fiscalía General de la República (FGR) para dar con su paradero.

“Han transcurrido dos años y no sabemos qué pasó con ellos, dónde están, ni cómo están”, afirmó Arturo Ortega Santaella, cuñado de Cruz Morales.

Los dos pobladores, de 76 y 53 años, respectivamente, quienes se desempeñaban como presidente del Comisariado de Bienes Comunales y secretario del Consejo de Vigilancia, fueron retenidos y posteriormente desaparecidos por pobladores de la comunidad vecina, San Pedro Cajonos, después de ser agredidos ese día en el bosque, en inmediaciones del paraje Las Calaveras.

Expuso que los familiares pidieron la intervención de la FGE, de la Secretaría General de Gobierno (Segego) y de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), así como de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), para hacer la búsqueda de manera inmediata.

Sin embargo, subrayó que la FGE ni la Segego no ofrecieron respuesta alguna a los familiares después de varios meses.

De esta manera, destacó que los familiares requirieron a la FGR la atracción del caso y después de varias reuniones en septiembre del 2018, fue comisionado un agente del Ministerio Público Federal, para investigar y dar con el paradero de los desaparecidos.

Incluso, destacó que la FGR, junto con la Comisión Nacional de Búsqueda, ha convenido la realización de un rastreo en inmediaciones de los parajes Las Calaveras y Piedras Largas, así como en terrenos en jurisdicción de San Francisco Cajonos, para encontrar a los desaparecidos.

Por eso, demandó a la FGE y a la Segego colaborar e intervenir de manera responsable para dar con el paradero de sus familiares.

Ortega Santaella lamentó que la FGE desatendió la demanda de los familiares de los desaparecidos para dar con su paradero, porque no ordenó la búsqueda, ni han fincado responsabilidades a los pobladores de San Pedro Cajonos.

“Ellos saben a dónde se los llevaron, ellos saben dónde los tienen”, señaló.