Rechaza Sección 22 ingreso de la Guardia Nacional en Nochixtlán

Agencia ReformaAgencia Reforma

La Sección 22 del SNTE manifestó su rechazo al ingreso de la Guardia Nacional (GN) a Asunción Nochixtlán, a petición de la presidenta municipal, Lizbeth Victoria Huerta, porque "los asesinos del 19 de junio de 2016 no han recibido castigo".

“Esa propuesta que hizo bajo el pretexto de detener los altos índices de violencia en ese municipio, merecen el repudio de nuestras filas, debido a que está demostrado que la Guardia Nacional tienen una formación castrense no de protección a la ciudadanía”, afirmó el portavoz de la gremial, Wilbert Santiago Valdivieso.

El vocero sostuvo que la petición de la munícipe Victoria Huerta no pasará, porque sigue vigente el sentir de los familiares de los muertos, heridos y perseguidos por la masacre de lesa humanidad, sucedida en Asunción Nochixtlán.

“Los policías y funcionarios involucrados no han sido castigados por su responsabilidad en los hechos”, asentó.

Destacó que la presencia de la GN en Asunción Nochixtlán revivirá el hostigamiento y persecución hacia el movimiento popular, por exigir la comparecencia de todos los altos mandos responsables de la masacre del 19 de junio en contra el pueblo mixteco.

De esta manera, demandó a la presidenta garantizar la no repetición de los hechos que dejaron muertos, heridos y dolor en las familias, antes de pedir la aplicación de este tipo de estrategias.

También, exigió a la Fiscalía General de la República (FGR) agilizar la carpeta de investigación FED/OAX/OAX/0000820/2016, iniciada por los sobrevivientes del 19 de junio en contra del expresidente Enrique Peña Nieto, del exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, de un exgobernador y del ex comisionado general de la entonces Policía Federal, Enrique Galindo Ceballos, así como de otros mandos policiales.

De la misma manera, llamó a las comisiones Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Nacional de Derechos Humanos (CNDH), así como a los espacios civiles y organizaciones sociales, a mantenerse vigilante de este intento de militarización en Nochixtlán.